¨Panera Bread¨ Nítida expresión del Bakery-Café

Corría el año 1981 cuando Ron Shaich y Louis Kane fundaron Au Bon Pain, una compañía que prosperó a lo largo de toda la costa este de EEUU, convirtiéndose, durante el transcurso de las décadas de los 80 y 90, en uno de los operadores de referencia dentro del sector de las panaderías-café. No en vano, la idea de los dos emprendedores era algo más que otra empresa dentro del sector de la restauración comercial: era el germen de la firma que hoy conocemos como Panera Bread.

Doce años más tarde, en 1993, Au bon Pain adquiría una pequeña empresa de Saint Louis, la Saint Louis Bread Company. Una cadena local que contaba con unos veinte establecimientos que, bajo nueva la dirección, aumentaron sus ventas en un 75%, entre los años 1993 y 1997.

Pero el nacimiento de Panera Bread no fue oficial hasta 1997. Este año marcaba varios hitos: La compañía de Saint Louis recibía ese nombre que, a la postre, debía ser el definitivo y, además quedaba claro que iba a convertirse en una de las marcas claves del sector, que podría situarse a la cabeza del mismo, siempre y cuando, la empresa madre destinase a ella todos sus recursos, no sólo financieros, sino de gestión. Así, en 1999, todos los establecimientos de Au Bon fueron vendidos, con la excepción de los pertenecientes a la marca Panera Bread que, a partir de entonces, dejó de ser una división de la compañía, para convertirse en el alma, y –por qué no- el cuerpo de la misma.

El secreto del éxito
Actualmente, Panera Bread cuenta con 930 establecimientos repartidos en 37 estados norteamericanos. Ha sido calificada por Business Week’s como una de las “100 Compañías de Mayor Crecimiento” de los EEUU, y ha pasado de ocupar el puesto 39 al 35 dentro del ranking de las primeras 100 empresas de foodservice que todos los años elabora la revista Nation’s Restaurant News. El tipo de servicio ofertado, a caballo entre la panadería tradicional y las cafeterías, ha conseguido calar hondo entre el público americano, posicionando a la firma entre las primeras del mercado con, hasta ahora, pocos competidores.

De hecho, presumiblemente el secreto del éxito de Panera Bread se encuentre en la peculiaridad de su oferta que, si bien en algunos puntos es bastante similar a la de cualquier cadena que pueda encontrarse en el mercado, ha sabido encontrar un elemento que la diferencia del resto: el pan. Panera ofrece toda clase de panes especiales de corte europeo -inusual en EEUU-, a los que se añaden las populares ensaladas Tossed (mezcladas), sopas saludables, bebidas frías y calientes, etc. Si a eso se le suma que sus precios son bastante asequibles, asumibles por casi cualquier bolsillo, puesto que el ticket medio no suele exceder los ocho o nueve dólares; o que la oferta abarca los horarios de desayuno, comida y cena; la afluencia de público estaba prácticamente garantizada. Más aún ahora, que se ha ampliado la oferta, con el fin de arañar cuota de mercado dentro del segmento de las cenas (el punto más débil de la enseña), para lo que, desde Panera se ha lanzado Crispani: el desembarco de la compañía en el sector de las pizzas.

De cara al futuro
Pero Crispani supone una novedad en Panera Bread únicamente en cuanto a tipo de producto se refiere, no en lo que atañe al modus operandi de la firma. Una de las principales señas de identidad de la compañía americana, y que se mantiene con este lanzamiento, es que todos sus productos se elaboran en el momento de ser pedidos, en los establecimientos, in situ, con productos frescos y a mano, nunca con productos refrigerados. Teniendo presentes estas premisas ¿cuáles serán las bases en las que se asiente el futuro desarrollo de la empresa?
“Uno de los principales desafíos para Panera será intentar continuar innovando de forma permanente, además de tratar de encontrar la manera de conocer mejor las necesidades de nuestros clientes”, afirma Ron M. Shaich, presidente y CEO de Panera.

Un camino que ha de conducir a que se cumplan ciertas previsiones, como por ejemplo mantener el ritmo de aperturas. En 2005, éstas se cifraron en 139, que serán 150 ó 160 más durante el presente año. De este modo, la enseña superará la cifra de los 1.000 establecimientos, que han de contribuir a lograr que las ventas del grupo se eleven entre un 4 y un 6%. Quizá en el futuro pueda encontrarse un Panera Bread en España. De momento, no hay planes para introducirse en nuestro país, pero, como afirman desde la compañía “siempre estamos evaluando nuevas posibilidades”. l
Ana I. García

Las cifras de Panera Bread
Durante 2005, Panera Bread abrió un total de 139 nuevos establecimientos a lo largo de EEUU. Durante el último trimestre del ejercicio, la cifra de negocio mostró un fortalecimiento fruto del trabajo de todo el año, y los ingresos en este periodo de tiempo aumentaron un 33% con respecto al mismo lapso de tiempo de 2004. Según los datos facilitados en la memoria anual de la compañía, en 2005, las ventas de los establecimientos propios de la cadena se situaron en los 499,42 millones de dólares, frente a los 362,12 millones del año anterior, mientras que el beneficio neto pasaba de 38,58 millones de dólares en 2004 a 52,18 millones de dólares en 2005. l