El fantasma de las vacas locas

El recuerdo de la crisis de las vacas locas ha revivido tras el conocimiento de dos recientes casos de fallecidos a consecuencia de la nueva variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob en Castilla y León. Las víctimas tenían 41 y 50 años y contrajeron la enfermedad antes de 2001, según ha informado la Consejería de Sanidad de esta Comunidad.

El periodo de incubación del mal de las vacas locas es de aproximadamente una década, por lo que no se descarta que puedan aparecer nuevos casos pero tanto el director general de salud pública de la consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, José Javier Castrodeza, como la Ministra de agricultura en funciones, Elena Espinosa, han hecho una llamada a la tranquilidad respecto a la carne de vacuno que existe en el mercado. Desde hace más de diez años, han explicado las autoridades, se llevan a cabo estrictos controles de calidad y trazabilidad para evitar el desarrollo de esta enfermedad.

Los primeros casos de esta enfermedad salieron a la luz en Reino Unido en los años noventa. Las dos muertes recientes, producidas en diciembre de 2007 y febrero de este año, son las primeras desde 2005, cuando falleció una mujer de 26 años por esta causa. Al igual que sucediera entonces, las sospechas que se ciernen sobre la carne de vacuno vuelven a provocar subidas en bolsa y de ventas en empresas de otros sectores. Por ejemplo, Pescanova se revalorizó en el Mercado continuo un 7,23% el pasado 7 de abril tras conocerse el mencionado suceso.