Gros Mercat afronta un acelerado plan de expansión

La adquisición a finales de 2005 de Puntocash, filial de cash & carry de Carrefour, supuso un punto de inflexión para Gros Mercat, propiedad del Grupo Miquel Alimentación. La estrategia de la compañía pasa desde entonces por el crecimiento a fuerte ritmo en el segmento del cash & carry y, dentro de éste, por una atención preferente al cliente hostelero.

La actividad de los 56 cash & carry del grupo, de los que 31 trabajan con la enseña Gros Mercat y el resto lo hacen como Puntocash, aportó el año pasado algo más de la mitad de la cifra total de negocio de Grupo Miquel Alimentación, que ascendió a 1.050 millones de euros, con un crecimiento del 20% sobre el año anterior. La apuesta por el cash & carry se concretará a través de una inversión de 80 millones de euros, destinados a la reforma de algunos establecimientos procedentes de la red de Puntocash y a la apertura de nuevos puntos de venta.

El objetivo de Gros Mercat es ampliar su presencia por todo el territorio nacional y atraer hacia sus puntos de venta al cliente hostelero, hasta que las compras de estos lleguen a representar en torno al 80% de su facturación. La compañía ha anunciado que sus planes a medio plazo pasan por cinco nuevos cash & carry cada año.

Actualmente sus establecimientos están presentes en once Comunidades Autónomas, con una elevada concentración en Cataluña, donde operan 23 puntos de venta. La adquisición de Puntocash significó, en este sentido, extender su red a Comunidades de las que antes estaba ausente, especialmente a Andalucía y a la Comunidad Valenciana, en las que, aparte de grandes núcleos de población, se encuentran los polos de mayor atracción turística del país.

La oferta de Gros Mercat abarca un total de 17.000 referencias, con especial relevancia del producto alimentario fresco. Además, la compañía concede una gran importancia a sus marcas propias, entre las que destaca Gourmet, cuyo catálogo incluye más de 600 productos de alimentación y bebidas.

De esta manera, los 190.000 profesionales hosteleros que son clientes habituales de esta enseña pueden acceder a una oferta muy variada de productos, presentados en formatos adaptados a las necesidades de este tipo de clientes.

Aparte de la actividad de cash & carry, el Grupo Miquel Alimentación, con sede en Vilamalla (Girona), también cuenta con una línea de distribución mayorista con 2.413 clientes; 280 supermercados propios y franquiciados que operan bajo la enseña Suma y 211 autoservicios franquiciados Próxim. El grupo emplea a más de 3.700 personas en todo el país.l
J.C.P.