InicioActualidadGrupo Reside Hostelería

Grupo Reside Hostelería

Se trata de una elegante construcción que se remonta al siglo XII y cuyo edificio histórico acoge un restaurante inspirado en el estudio del prestigioso escenógrafo y antiguo propietario de la masía Marià Fortuny Madrazo, hijo del prestigioso pintor del mismo nombre y de Cecilia Madrazo, de raigambre igualmente artística. Al frente de su cocina está el joven chef sevillano Manuel Ramírez, quien ha desarrollado ya una más que interesante carta inspirada en la cocina mediterránea y de mercado de alto nivel.

Antoni Salas, director de La Boella, explica que el complejo dispone también de un impresionante Gran Pabellón de 650 metros cuadrados ideado para grandes celebraciones de hasta un millar de comensales, de un salón de actos y de unos Salones Dorados, ubicados en las antiguas bodegas de la masía, formados por tres espacios independientes comunicados entre sí, que los convierten en un lugar idóneo para albergar eventos que requieran una atmósfera especial.

Una almazara, donde se elaboran los prestigiosos y multipremiados aceites de oliva virgen de La Boella y una recientísima bodega completan la oferta gastronómica de este enclave histórico. Además, a principios de otoño Grupo Reside iniciará la producción y comercialización de productos gourmet, basados en los alimentos tradicionales de la zona, con la marca La Boella.

Hoteles a pie de playa
La oferta hotelera de Grupo Reside son dos establecimientos con públicos objetivos diferentes y muy específicos. Por un lado, Blaumar Hotel está pensado para las vacaciones en familia. Situado a escasos cincuenta metros de la playa, en el Paseo Jaime I, el establecimiento dispone de 250 habitaciones y 25 apartamentos. Joaquim Díaz, director residente del establecimiento, explica que todo está pensado para la estancia de familias con niños.
“Desde un bufé infantil a una pequeña sala de videojuegos, que funciona desde media hora antes hasta media hora después de los horarios de comida, la oferta está pensada para que también los padres puedan relajarse en nuestro hotel. En este aspecto, tienen especial importancia nuestros grupos de animación, que tienen entretenidos a los más pequeños en todo momento”, afirma Díaz.

El otro establecimiento, Magnolia Hotel, se dirige a un público más tranquilo y está pensado para adultos que viajan sin niños y clientes de empresas. Isabel Alambillaga, directora residente de Magnolia, destaca la proximidad de la playa, no más de cien metros lo separan de ella, y la comodidad de sus 72 amplias habitaciones, todas ellas con amplio salón con cama de matrimonio, carta de almohadas, escritorio con conexión a Internet y una gran terraza.

Aparte de los servicios de gimnasio y SPA con sauna y jacuzzi, “Magnolia Hotel ha presentado recientemente su nueva terraza, el Pool-Bar, un espacio de diseño informal y colorido, situado junto a la piscina y pensado para tomar un bocado rápido o una copa mientras se escucha música chill out”, dice Alambillaga.

La oferta hostelera de Grupo Reside se completa con el restaurante Arena, prácticamente anejo a Blaumar Hotel, pero sin nada que ver con la tradicional imagen del típico restaurante de playa. La cocina de Arena está dirigida por el chef Jordi García y la sala tiene capacidad para 72 personas y cuarenta más en la terraza.

La propuesta gastronómica de García se basa en la influencia del mar, resultando especialmente interesantes platos como la ensalada frisée de bacalo marinado con caviar de salmón, el risotto de bogavante en su jugo con chicha salteada o la vieira a la parrilla con panceta y espárrago verde.l
Juan Carlos Prado

VP Hoteles apuesta por la expansión internacional
VP Hoteles es un pequeño grupo hotelero que nació en Madrid hace quince años y que abrió su primer establecimiento en 1997. Hoy cuenta con cuatro establecimientos –tres en Madrid capital y uno en la localidad de Tres Cantos- y planea la apertura de un nuevo hotel en Rumania.

VP Hoteles está integrado en el grupo familiar Grupo Empresarial VP, cuya actividad principal se centra en la decoración de tiendas, grandes superficies y hoteles.

De hecho fue el afán de Víctor Pérez, fundador del grupo, por buscar un hotel en el que se sintiese verdaderamente cómodo lo que les llevó a entrar en el mundo de la hotelería. Los hoteles de VP se caracterizan por tener una magnífica ubicación, un tamaño pequeño-mediano que permite personalizar el trato al cliente, una ambientación confortable y estar dirigidos a un público formado por ejecutivos de nivel medio-alto.

Carlos Pérez Jiménez, consejero de la cadena, explica que “mientras desayunos y cenas son consumidos mayoritariamente por los huéspedes del hotel, a la hora de la comida nos preocupamos de captar clientes entre los trabajadores de las oficinas del entorno de los establecimientos”. Y la fórmula parece tener éxito. El Menú Ejecutivo, de unos 22 euros, que se ofrece a mediodía, tiene una magnífica aceptación.
“Simplemente tratamos de dar buen producto, bien elaborado, pero sin meternos en temas de innovación”, dice Carlos Pérez.

Dentro de lo que es una oferta de alimentación y bebidas bastante clásica, el desayuno juega un papel primordial. Organizado como un desayuno bufet, el producto más consumido es la fruta fresca. “La fruta fresca es el producto que más tirón tiene. La presentamos pelada, cortada y en pequeñas dosis, lo que hace que sea muy apetecible para el cliente. Sin embargo, hay días que se dispara el consumo de otro tipo de productos, como los huevos, cuando se hospedan muchos ingles, por ejemplo”, cuenta el consejero de VP Hoteles. l P. Varela

Kabuki se hospeda en el hotel Wellington de Madrid
Kabuki, uno de los restaurantes de comida mediterráneo-oriental más reconocidos de España, acaba de abrir un nuevo local en las instalaciones del hotel Wellington de Madrid. Se trata de un establecimiento que tiene unos cuatrocientos metros cuadrados y que cuenta con capacidad para setenta asientos.

Esta es la segunda vez que los responsables de Kabuki, el jefe de cocina Ricardo Sanz de Castro y José Antonio Aparicio, apuestan por abrir en el seno de un establecimiento hotelero. Anteriormente ya habían probado suerte con el Kabuki del hotel Abama de Tenerife, donde han cosechado un éxito arrollador. El restaurante con capacidad para 60 personas es el más solicitado de este complejo de superlujo propiedad del grupo Timón y que a partir de este varano está gestionado por la cadena Ritz Carlton. Esta misma cadena mantiene un acuerdo con Sergi Arola para abrir restaurantes en sus hoteles por distintas partes de la geografía española, excepto en Madrid.

El del Wellington es, pues, el tercer local de Kabuki, el segundo en un hotel. “Para un restaurante de nuestro nivel, abrir en un hotel es la única manera de conseguir un local decente a un precio razonable”, asegura Ricardo Sanz. La diferencia entre las dos aventuras hoteleras de Kabuki es que en Abama el restaurante es propiedad del hotel y la plantilla es personal del hotel. Kabuki pone el nombre y el asesoramiento en la carta y la cocina. En el caso del hotel Wellington, la gestión corre a cargo de los responsables de Kabuki. Tanto es así que el propio Ricardo Sanz se traslada al hotel para ser el jefe de cocina, mientras que al frente del restaurante de la calle Presidente Carmona deja a un experimentado profesional como es Mario Payán.

Respecto a la oferta gastronómica Ricardo Sanz asegura que va a ser la misma que en el restaurante original. “Soy partidario de que es cliente decida lo que quiere pagar. Por eso en Kabuki se puede comer pagando desde 18 euros”, asevera el socio y chef de Kabuki.

El hecho de ubicar los restaurantes en dos hoteles de distintas cadenas no obedece a ninguna estrategia predefinida. “No es que no queramos trabajar con una cadena concreta en exclusiva, para dar asesoramiento y gestionar restaurantes. Ha salido así porque no nos han hecho otras ofertas. El día que nos lleguen ofertas de este tipo estaremos encantados de estudiarlas”, afirma Sanz. l P. Varela

artículos relacionados

Muerde la Pasta de Murcia, premio a la Inclusión...

El restaurante Muerde la Pasta ubicado en el centro comercial Nueva Condomina de Murcia ha recibido el Premio de la Cruz Roja.

École Ducasse y la Escuela de Hotelería y Turismo...

École Ducasse y la Escuela de Hotelería y Turismo de Luxemburgo llevan colaborando durante más de cuatro años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí