Hard Rock by Semínola

Un camino abierto hace casi treinta años por los semínola de Florida.

De las más de quinientas tribus de indios que pueden encontrarse en territorio estadounidense, 224 operan casinos y establecimientos especializados en juegos de azar, que se han convertido en sus principales medios de subsistencia. De hecho, los casinos de los indios le han tomado la delantera –por mucho- a las cifras de Las Vegas, ya que, mientras que en la ciudad del juego por excelencia se factura al año una media de 6.000 millones de dólares (4.080 millones de euros), los casinos de los nativos americanos alcanzan una cifra de negocio que supone unos 22.600 millones de dólares (15.368 millones de euros) de los que las tribus de Florida (los Seminola y los Miccosukkee) representan un 5,5%, con una cifra de negocio de 1.260 millones de dólares (856,8 millones de euros).

Los seminola de Florida se definen como el pueblo no conquistado, ya que nunca firmaron un tratado de paz con el Gobierno americano. Además, fueron los primeros en apuntarse a este lucrativo negocio, con la inauguración de su primer bingo en Hollywood (Florida), en 1979. Y también han sido pioneros en algo más, han sido los primeros en adquirir una marca de dimensiones internacionales donde lo importante es la restauración. Con la compra de Hard Rock Café (la firma se ha denominado Seminole Hard Rock Hotel & Casino), completada durante el primer trimestre del año pasado, los semínola añadían los atractivos de esta marca a sus anteriores negocios y abrían nuevas posibilidades.

La compra de Hard Rock no sólo supuso conferir una relevancia a la restauración dentro de los negocios de la tribu, sino abrirle la puerta a nuevas posibilidades de negocio más allá de sus fronteras naturales, que usarán precisamente la restauración como arma. Hard Rock (compuesta por 124 restaurantes, cuatro hoteles, dos hoteles-casino y dos salas de conciertos y participación en tres hoteles que no llevan su marca) se compró por 965 millones de dólares (algo más de 656 millones de euros) después de haber obtenido unos beneficios de 490 millones de dólares (333,2 millones de euros) y de gozar de un nombre conocido. Un punto de partida para llevar a cabo nuevos proyectos: una expansión que trascienda del estado de Florida, donde el 90% de los ingresos de la tribu procede del juego.

Así, los planes de los indios pasan por expandir la marca Hard Rock por mercados en los que el juego está permitido, como Atlantic City, y propiciar alianzas con otras tribus –ya han recibido ofertas- para que éstas puedan utilizar la marca en dichos mercados. Además, la adquisición ha significado aumentar la gama de negocio dedicado a la restauración, ampliándola a un servicio casual dining cuyo ticket medio ronda los 15 dólares (10,2 euros).

Variedad de conceptos
Desde la tribu americana siempre se ha tenido presente el papel que juegan los servicios de restauración a la hora de que el público permanezca en sus instalaciones y siga jugando. No existen estimaciones de qué porcentaje de las ventas suponen estos servicios, pero como muestra vale resaltar el caso de los casinos que operan bajo la marca Hard Rock, situados en Tampa y en Hollywood, Florida.

Por ejemplo, los locales Council Oak, o Blue Plate, son definidos por los propios representantes de la tribu como establecimientos sofisticados. Y, en el caso del segundo, está especialmente indicado para cualquier tipo de ocasión, puesto que permanece abierto las veinticuatro horas de los siete días de la semana. La compañía apuesta también por locales centrados en algún tipo de producto específico, como por ejemplo el Constant Grind, especializado en café y toda clase de bebidas calientes o el Beach Club, que adopta el estilo de los chiringuitos de playa caribeños.

Los estilos son muy variados, como también lo son los tickets medios que “dependen del restaurante. Por ejemplo, en Council Oak ronda los sesenta dólares (40,8 euros), mientras que en Blue Plate, Beach Club, o Hard Rock Café, casi nunca pasan de los quince”, afirman desde el Hard Rock Café de Hollywood. Una parte muy relevante que no hay que descuidar y que desde el grupo desde luego no se descuida, es la nocturna. Locales que abren desde las cinco de la tarde a las ocho, especializados en bebidas, como el Center Bar del Hard Rock Casino de Hollywood, o el Lobby Bar, ambientado con música en vivo.

En total, los casinos más representativos de los seminola, en tanto en cuanto operan, desde antes de la compra, bajo la marca Hard Rock, suman entre los dos un total de veintiún restaurantes y dieciséis bares, en los que la variedad de la oferta es uno de los pilares en que se sustenta el que el juego continúe.l
Ana I. García