InicioActualidadMás que un local de moda

Más que un local de moda

De un primer vistazo, paredes negras con pintadas plateadas, mobiliario que combina dorados, blanco y negro, cristal, detalles barrocos que contrastan con vanguardistas graffitis… y gente guapa pegada a la barra retroiluminada. Es la planta de calle, la denominada Petit. Está compuesta por el cóctel bar, al frente del cual se sitúa el barman Miguel Setién (ex Loft 39) y un restaurante informal donde se puede cenar por unos treinta euros. Desde las ocho de la mañana hasta las tres de la madrugada, Petit ofrece desayunos de todo tipo, cocina internacional, y copas después del trabajo amenizadas por la música que pincha en directo el DJ. Los sábados y domingos, además, el brunch se puede disfrutar hasta las seis de la tarde.

En la planta superior se encuentra El Bistró el espacio gastronómico con impecable interiorismo, basado en cocina mediterránea-madrileña de temporada. Se sirven recetas elaboradas con una exquisita presentación pero, al contrario que en otros lugares “chic”, en raciones generosas y con un perceptible toque de autor de Miguel Ángel Jiménez – anteriormente en el catering de Norema Salinas -. Buena muestra de esta filosofía son el “Arroz meloso de conejo a las cinco especias” o la “Ensalada de perdiz escabechada”. El desembolso de una comida estándar se sitúa en torno a los sesenta euros en esta zona del local. Y junto a las mesas desde las que se divisa imponente la Puerta de Alcalá, existe una barra para tomar algo después de la comida o la cena. Aún quedan otras estancias como el salón con chimenea o el show-cooking, un espacio preparado para que los cocineros muestren a los comensales todo su arte si la ocasión lo requiere. Al frente del diligente servicio está el maître-sumiller Luis Martín, con experiencia en establecimientos como Il Gusto o Le Dragón. Él maneja una carta de vinos que ronda las 160 referencias.

El último de los espacios, ubicado en el sótano, es el Club, que da cabida a un centenar de personas y está pensado para la celebración de eventos: cócteles, actos de empresa, fiestas privadas, exposiciones… con toda la tecnología necesaria. Firmas como Dupont, Bulgari o Movistar ya han caído rendidas ante sus encantos. l
Elia García

El sello de un artista
El galo Philippe Starck (1949) ha tocado prácticamente todos los palos de la arquitectura y el diseño. Igual crea cuberterías, sillas, teléfonos o todo tipo de productos comestibles, que firma hoteles y restaurantes al completo. Lleva años dejando su huella en negocios hosteleros a lo largo y ancho de todo el globo. Su peculiar sello entre barroco y futurista ha quedado plasmado en obras como el Café Costes de París, los restaurantes Felix en Hong Kong y Theatron en México, los hoteles Delano de Miami, Mondrian en Los Ángeles,… dentro de una profusa lista. Entre los premios que el artista ha conseguido están el de Designer of the Year y el Grand Prix du Designer Industrial.Y en España, el Premio Internacional de Diseño de Barcelona (1995), el Premio Madrid Creatividad (2006) y el Premio de las Bellas Artes ‘Delantal de Oro’ (2007), entre otros. l

artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí