Por una mejor ‘gestión de la diversidad’

Captar, formar e insertar en las filas de varios cientos de miles de pymes al colectivo inmigrante procedente de países extracomunitarios, es el objetivo del convenio suscrito por la FEHR y el Consejo Superior de Cámaras de Comercio el mes pasado. A través de sus dos máximos responsables -Javier Gómez-Navarro, presidente del Consejo de Cámaras y José María Rubio Marín, presidente de la FEHR-, las dos entidades han puesto en marcha un programa, que facilitará la inserción en las empresas nacionales a esta mano de obra extranjera. El programa se concibe como un servicio a las empresas del sector hostelero por sus especiales dificultades para cubrir las necesidades de personal.

Las principales líneas de actuación del nuevo plan estarán encaminadas tanto a las propias empresas, como a sus potenciales trabajadores extranjeros. Dentro de las ectuaciones dirigidas a las compañías, tanto la FEHR como las Cámaras de Comercio, asumen el compromiso de facilitar a las pymes la suficiente información sobre las fórmulas de contratación en origen de trabajadores extranjeros y la gestión integral de los procesos de contratación en sus respectivos países, facilitando el uso de esta fórmula.

Fases del proyecto
Pero más relevante si cabe son las actuaciones que se pondrán en marcha de cara a los potenciales trabajadores extracomunitarios, ya que el acuerdo establece que, a través de este programa, las Cámaras y la FEHR serán los encargados de seleccionar al personal y realizar los trámites administrativos que sean necesarios hasta que se produzca la incorporación del trabajador a la empresa. Además, también serán las encargadas de desarrollar diversas actividades formativas que faciliten dicha inserción.

El plan se pondrá en marcha en dos fases: en primer lugar una campaña informativa mediante la que las Cámaras de Comercio y la FEHR difundirán entre las firmas hosteleras españolas las posibilidades de contratación internacional de trabajadores extracomunitarios. Durante este periodo, también servirán de canalizadores de las ofertas de empleo que lleguen, comunicando a las administraciones el número total de solicitudes de trabajo registradas. La administración pertinente, debe aprobar y tramitar dichas solicitudes para que dé comienzo la segunda fase del programa.

Después comienza la fase de selección, tras la que se realiza la tramitación administrativa en el país de origen. Como último paso, se acogerá y formará a los trabajadores inmigrantes para lograr su integración total en la empresa.

Colaboración con el Ministerio de Trabajo
Este acuerdo, está dentro del marco de la colaboración con el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, a través de la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración. Mediante esta línea de colaboración, en breve se pondrá en marcha otro proyecto de apoyo al autoempleo y la creación de empresas por inmigrantes, así como otro sobre “Gestión de la diversidad” para ayudar a las empresas a gestionar adecuadamente las situaciones de diversidad cultural de los colectivos de inmigrantes y optimizar su productividad. l
A.I.G.