Los nutricionistas instan a la Administración a que fomente la alimentación sana en los restaurantes