El viejo Tragaluz acaba su restyling tras 22 años de éxito continuado

Al entrar se encuentra la barra de ostras, TragaFishhh, a cargo de Luis de Buen.

El Japonés vuelve a casa como en sus inicios y lo hace con novedades: ahora se puede disfrutar de una barra de ceviches y sushi, además de una barra de brasa japonesa de carbón natural para hacer kusiyaki (pinchos).

En las otras plantas está el Tragaluz, tradicional pero para redescubrir en el siglo XXI. En la pared de la escalera están colgados todos los bocetos realizados por Mariscal para el diseño de la nueva imagen. También se puede comer de una manera más informal, con chimeneas y sofás para tomar el café o una copa antes o después de cenar. Desde este espacio, el visitante domina los tres pisos y se siente “como si estuviera en el cielo”.

La cocina está dirigida por Joan Ferré, jefe de cocina del Grupo Tragaluz, y el chef es Gerard Prat, que vuelve al Tragaluz tras seis años en el restaurante Negro, también del Grupo. El equipo de Sandra Tarruella ha sido el responsable del diseño del nuevo proyecto interpretando las ideas del Grupo que lideran Rosa Esteva y Tomás Tarruella.