El foodservice británico exige más información sobre sus productos