2021: El año de la reconstrucción

Foto: Sandra Seitamaa / Unsplash
Foto: Sandra Seitamaa / Unsplash
Patricia Fernández de Arroyabe, AECOC.
Patricia Fernández de Arroyabe, AECOC.

Por Patricia Fernández de Arroyabe
Responsable Área Horeca AECOC

Resulta difícil ser clarividente respecto al futuro de la restauración tras diez meses de persianas bajadas -y contando-, más de 100.000 locales en riesgo de cierre y ayudas administrativas que apenas sirven para mantener el aliento. Según datos de AECOC, al 94% de las empresas de la hostelería les preocupa la situación económica derivada de la Covid-19 y el impacto que tendrá en el consumo. Pero el 2021 empieza con un proceso de vacunación masivo que debería devolvernos la normalidad en un periodo relativamente corto.

Este horizonte de recuperación debería ser un impulso para que todos los agentes del sector trabajen desde ya en la reconstrucción. Porque la crisis de la Covid-19 amenaza con dejar a la hostelería como un edificio en ruinas que habrá que volver a levantar.
Los bares y restaurantes, así como todos los sectores auxiliares de la hostelería, ya están involucrados en este proceso de reconstrucción desde una doble visión: trabajo a corto plazo, estratégico para detener la hemorragia, y diseño de la restauración del futuro.

El barómetro que lanzamos desde AECOC entre las empresas de toda la cadena de valor nos da pistas sobre cuáles son los ejes del sector en esta estrategia de luces cortas y largas. Los efectos inmediatos del coronavirus sobre la movilidad de las personas, con un incremento exponencial del teletrabajo y la desaparición súbita del turismo, los viajes de negocio y de los eventos, han obligado a la hostelería a buscar fórmulas para llevar sus menús del salón de sus restaurantes a las casas de los consumidores.

Especialmente alarmante para el sector es la recuperación del turismo internacional, que las previsiones más optimistas auguran para 2024. La encuesta entre nuestros asociados confirma que esta es la segunda gran preocupación, para el 68% de las empresas.

En este proceso de ir allí donde esté el consumidor, el take away y las alianzas con plataformas de delivery y con la distribución alimentaria se han convertido en generadores de oportunidades. En este 2021 seguiremos viendo propuestas sorprendentes pensadas para acercar a los hogares la experiencia de comer en un restaurante.

Esto responde a las urgencias del sector por mantenerse activo, pero también crea los cimientos para ser competitivo en una nueva normalidad en la que teletrabajo, take away y delivery seguirán siendo protagonistas. Eso sí, para los bares y restaurantes estas modalidades siguen siendo oportunidades vinculadas al crecimiento de sus negocios, pero el corazón del mismo sigue estando en sus establecimientos. Mientras lucha por mantenerse a flote durante la pandemia, el sector trabaja en el rediseño de sus estrategias para un futuro en el que quiere volver a ser el punto reunión, de celebración y de disfrute gastronómico de la ciudadanía. Y para hacerlo, los bares y restaurantes deben proyectar cuáles serán los retos que dejará la Covid-19 para el futuro.

La pandemia está acelerando muchas de las tendencias que se venían apuntando en los últimos años. La omnicanalidad, entendida como la capacidad de las empresas de llegar a sus consumidores desde todo tipo de canales físicos y digitales con una misma propuesta, será un imperativo para la competitividad del sector.

Más aún, la restauración debe estar preparada para rendir cuentas ante una sociedad que exige experiencias seguras y propuestas ambientalmente responsables. Las empresas del sector deben analizar qué entienden los consumidores por sostenibilidad -como la proximidad o un bajo impacto ambiental-, incorporarlo a su propuesta y comunicarlo.

El 2021 será el año de la reconstrucción, no solo de la hostelería, sino de una sociedad y una economía que acumula meses de incertidumbre y parálisis. El 59% de las empresas esperan crecer en 2021 por encima del 10%. Sin embargo, son pocas las que esperan recuperar este año las cifras de negocio de 2019.

Cada vez queda menos para que volvamos a salir, a viajar y a compartir momentos y cervezas con nuestros seres queridos alrededor de una mesa, y los bares y restaurantes estarán más preparados que nunca para afrontar la tan añorada normalidad.