ROTO Ibiza presenta a sus nuevos fichajes

ROTO, el espacio de restauración y ocio ubicado en el puerto deportivo Marina Ibiza que aúna relax, diversión, coctelería, un servicio de primera y una sólida propuesta gastronómica asentada en el producto local, ha incorporado a Naza Trujillo (Ex Manager de Lío) como Director de Restaurante y Víctor Martínez (Pacha) como Chef Ejecutivo.

ROTO Staff - ROTO Ibiza presenta a sus nuevos fichajesEstos dos nuevos profesionales se unen al recientemente incorporado David de las Heras como nuevo Director General con el fin de consolidar el plan de crecimiento de la cadena de restauración, y exportar la esencia de la gastronomía y la cultura de Ibiza por el mundo, donde un “punto canalla” y una “atmósfera desenfada” son dos de las señas de identidad de ROTO.

Una propuesta culinaria que invita a alargar la sobremesa

Naza Trujillo se incorpora a la compañía tras diez años como Manager de Lio Ibiza. Ahora como director de Restaurante de ROTO, Trujillo afirma que “Ibiza necesita ese punto canalla de ROTO, un espacio bello a rabiar que cambia con el día y la noche, donde siempre pasa algo nuevo y nadie se preocupa por el que dirán. ROTO se alimenta cada día de la esencia de la isla, con un servicio ‘a la altura de nuestros invitados’, donde mandan la simpatía, la profesionalidad y las formas”.

ROTOVíctor Martínez, cocinero profesional con más de 20 años de experiencia, titulado en la escuela de hostelería de Granada, y jefe de cocina en el restaurante Pachá Ibiza durante 8 años, viene a ROTO como Chef Ejecutivo con una fórmula que combina una propuesta culinaria cuidada con un ambiente divertido que invita a alargar las sobremesas. Con un equipo renovado Víctor confiesa que viene a ROTO a disfrutar y compartir. “ROTO es ser feliz, muy buena comida, un servicio excelente y los mejores amigos siempre cerca. En ROTO pierdes la noción del tiempo y donde se viene a disfrutar, algo válido tanto para los clientes como para los que trabajamos aquí».

En ROTO quieren evocar el espíritu del pasado ibicenco

«ROTO no se entiende sin una cocina de verdad, llegar en cada plato a la esencia del producto, eliminar lo superfluo para dejar solo su sabor auténtico. Tenemos los mejores ingredientes a minutos del restaurante, un recetario tradicional basado en siglos de historia y mezcla de culturas, donde brasas y ollas de barro hacen que nuestras creaciones, sean comida de verdad”.

ROTO evoca el espíritu de un tiempo pasado. De una Ibiza donde artistas, soñadores, gente de bien y gente anónima se juntaban sin importar el de dónde procedían, qué les había llevado hasta la isla o qué ocurriría al día siguientes. Una época en la que lo importante era el momento, el aquí y el ahora. A ROTO acudimos para comer o para cenar. Pero nos quedamos por su atmósfera embriagadora, divertida. Uno de esos sitios donde sientes que pasan cosas, que la vida fluye a tu alrededor. Donde uno siente que el tiempo se detiene y que no podría estar mejor en ningún otro lugar porque el momento es, sin duda, ese.

Un espacio gastronómico en una de las zonas más bellas de Ibiza

Dicen los viajeros experimentados que cuando visitas una ciudad por vez primera debes dejarte aconsejar por los locales y acudir allí donde éstos disfrutan de su día a día. Y en ROTO son los ibicencos y los residentes los que cada día se sientan en su terraza para disfrutar de esta bella isla y los que han convertido el lugar en plena tendencia. Un espacio que aporta a los visitantes vida, frescura y glamour en una de las zonas más bellas de Ibiza y que promete además perdurar en el tiempo gracias a una cocina sólida y atemporal.

ROTO Ibiza restauranteROTO es además conversación, glamour, elegancia y seña de identidad de un lifestyle único y sin parangón. De esto último, tienen buena parte de culpa dos de los socios fundadores de ROTO, Miguel Sancho y Andrés García-Prado, conocidos también por ser dos de los socios fundadores de Beso Beach, hacen desde hace diez años un tándem contrastado por tener la capacidad y el tino de crear conceptos que son replicados posteriormente en otros establecimientos. Pero lo hacen con la humildad de no ser conscientes de la creatividad innata que atesoran y resumen sus logros en “no tiene ningún misterio: hacemos únicamente aquello que también a nosotros nos hace disfrutar”.