La Tavernetta del Pirata desembarca en Madrid desde Ischia

Situado en la calle Santa Engracia 26, La Tavernetta del Pirata nos trae un trocito de “La Isla del Dios Sol”, en pleno centro de Madrid. Un restaurante con una larga historia que comienza en Sant’Angelo cuando el gran soñador de Lucio, el bisonnono de Rosalba II, comenzó a alimentar a todo aquel que vivía en la isla de Ischia, enamorando al pueblo con la mercancía que traía de la caótica ciudad de Nápoles.

La Tavernetta del Pirata logo
La Tavernetta del Pirata.

Allá por los años 60, una cantante napolitana de 17 años llamada Rosalba, aterrizó en las tierras de Ischia, donde conoció a Carlo, el hijo mayor de Lucio, quien se enamoró profundamente de esta jovencita. Comienza así la romántica historia de amor de Rosalba y Carlo, que finalmente se casan uniendo así dos familias de mundos muy distintos.

Entre ambos construyen y dan forma a su nuevo proyecto en común, un precioso el restaurante. Rosalba crea e inventa deliciosas recetas. Su manera de cocinar era un auténtico don, un regalo. Por otro lado, su marido Carlo, “El Pirata” estaba al frente del servicio, ofreciendo siempre con una sonrisa la mejor experiencia a sus comensales.

Así llega la familia de La Tavernetta del Pirata a Madrid

El restaurante siguió creciendo de generación en generación pasando por los hijos de Carlo y Rosalba, siendo la magia de la nonna el ingrediente secreto. Además, se reinventaron introduciendo el primer horno de cerámica en la isla con el que acabaron creando su propio taller de artesanía. Muchas de sus hermosas creaciones aún continúan a la venta en la zona de Sant’Angelo.

La Tavernetta del Pirata
Foto: La Tavernetta del Pirata.

En 1987, nace la nieta de Rosalba y Carlo, Rosalba II en honor a su abuela. Creció a las orillas de la playa de Sant’Angelo, siempre correteando por La Tavernetta y aprendiendo el saber hacer que desprendían sus abuelos y tíos en el servicio del restaurante. Cuando crece, decide dejar la isla para explorar nuevos horizontes.

Tras largos viajes, acaba en Madrid, enamorándose profundamente de la ciudad y del encanto de su gente. Por ello, decide traer un trocito de su tierra y crea su propio proyecto: «La Tavernetta del Pirata de Madrid» respetando las mismas secretas y deliciosas recetas de su nonna 81 años después.

Comida italiana de la cazuela a la mesa

La Tavernetta del Pirata
Foto: La Tavernetta del Pirata.

Se trata de cocina italiana tradicional creada por la propia Nonna Rosalba, y que ha pasado de generación en generación. Una carta no muy extensa, pero reconocida popularmente por la calidad de su pasta y originalidad de sus recetas. «La Tavernetta del Pirata de Madrid» cautiva a cualquiera, haciéndole viajar a la Isla de Ischia con el sabor más auténtico de los platos de la nonna Rosalba I.

Pasta al dente, servida directamente por el camarero en la mesa desde la misma cazuela, mezclando con las salsas que han sido elaboradas en el mismo instante y las raciones, como no, generosas. También cuenta con pescados del día, provisto por las conocidas Pescaderías Coruñesas, algo de picoteo y postres.

Productos únicos y artesanales de La Tavernetta del Pirata

Rosalba no solo deleita con la comida de su nonna, sino que además hace sentir aún más cercanos a la isla gracias a la vajilla y los colores que presenta el local. Junto con el estudio de decoración, Madrid In Love, han logrado recrear un espacio que respira frescura e inspiración, trasladándose a la mismísima playa de Sant’Angelo.

La Tavernetta del Pirata
Foto: La Tavernetta del Pirata.

Destaca la larga barra de azulejos de colores, sin duda la protagonista de este lugar. Además, las paredes están repletas de sus propias cerámicas de distintos tamaños creadas en el taller familiar italiano, piezas que están en venta para todo aquel que desee llevarse un trocito de la Isla de Ischia a casa.

Además de la producción artesanal de su propia cerámica, cuentan con productos originales como su Limoncello. Fabricado con las frutas más selectas, este chupito típico italiano endulza el fin de nuestra comida. También cuentan con una variante poco conocida como lo es el Meloncello. Incluso disponen de su propio aceite. El oro líquido tan utilizado en la comida mediterránea es otro de los puntos fuertes de “La Tavernetta del Pirata”. Producen su propio aceite en Italia que posteriormente exportan al restaurante madrileño.

Los miércoles y jueves por la tarde de 18h a 22h, este restaurante ofrece al público, en formato buffet libre, los tradicionales aperitivos italianos, acompañados por un Spritz, la bebida propia del lugar para disfrutar aún más si cabe.