Entrevista con Alejandro Polo, cofundador de Empanadas Malvón

Por Jorge Cobos.

Hace cinco años, Empanadas Malvón debutó en la restauración española con un concepto innovador que giraba en torno a estos famosos productos argentinos que comenzaban a sonar en nuestro país. Después de desarrollarse en medio de una pandemia mundial, la compañía ha alcanzado unos números asombrosos, creciendo en ventas un 130% y doblando sus locales en 2021, hasta alcanzar los 65 establecimientos.

Una evolución que ha llevado a Empanadas Malvón a expandirse en Portugal y abrirse a nuevos mercados, así como a poner en marcha un espectacular obrador desde donde surtir a todos sus locales y sumar más de 350 trabajadores en la compañía. En Restauración News hemos charlado con su cofundador, Alejandro Polo, para conocer su propuesta de valor, cómo han vivido esta progresión y qué planes tienen para el futuro.

Alejandro Polo Empanadas Malvón
Foto: Alejandro Polo (Empanadas Malvón).

Después de los buenos resultados de Empanadas Malvón en 2021, ¿os esperabais estos números o han superado vuestras expectativas? ¿Qué es lo que más destacas del último año?

Siendo sinceros, era lo que teníamos proyectado a principio de año. Al principio fue más lento e incierto, como está pasando este año, pero a partir del tercer trimestre aceleramos la expansión. Estamos incorporando perfiles que nos están ayudando a profesionalizar la empresa y alcanzar el Malvón 2.0. El objetivo es continuar esta línea y seguir sumando este tipo de personas al equipo.

¿Qué ha cambiado en Empanadas Malvón desde que surgió el Covid-19 hace ya dos años?

Los momentos de consumo han cambiado en muchas de nuestras tiendas. Ahora notamos que el consumo entre semana en zonas de oficina ha decrecido y, sin embargo, el del fin de semana ha aumentado. No hemos tenido grandes cambios, el delivery ha crecido, pero no es decisivo y encima hay bastantes más players que hace dos años.

¿Cuáles son las claves de vuestro modelo de negocio para contar con 65 establecimientos en apenas 5 años?

Malvón apertura Cartagena
Foto: Empanadas Malvón.

La propuesta de valor y la especialización que tenemos es la clave número uno, ya que no trabajamos con obradores externos. La versatilidad del producto también es muy importante, ya que se puede consumir en cualquier momento. La experiencia en tienda también la queremos tener siempre presente y la atención al cliente es una de nuestras prioridades.

¿Qué vueltas le dais a vuestras empanadas argentinas para diferenciaros de la competencia y tener tanto éxito? ¿Tenéis un tipo de público definido?

Hacemos mucha prueba y error. Nos diferencia la cantidad y la calidad de los sabores. Tenemos las que siempre son un éxito, pero también sacamos nuevas empanadas que sorprenden. El tipo de público va en función de la tienda, porque tenemos desde clientes mayores en zonas residenciales a clientes más jóvenes en áreas universitarias o turísticas. El target es muy amplio porque gusta tanto a niños como a abuelos, da pie a explotar nuestro negocio de muchas maneras.

Habéis duplicado la plantilla en el último año hasta llegar a los 350 empleados, ¿qué buscáis en vuestro equipo y qué problemas os encontráis para encontrar personal?

Buscamos a gente apasionada, que estén enamorados del proyecto y que nos tenga en el radar. Es vital que sepan sobre nosotros y que les guste nuestra visión para crecer en la empresa.

No estamos teniendo tan complicado el tema del personal porque apenas tenemos rotación, como puede pasar en los restaurantes convencionales. No tenemos dificultades para encontrar gente y lo vamos complementando, no es algo que se nos esté enquistando.

Este año vais a crecer en Portugal, ¿qué dificultades tiene la expansión en otro país y cómo os están recibiendo?

Empanadas Malvón
Foto: Empanadas Malvón.

Portugal es un país muy curioso, ya que es de los pocos que tienen una renta per cápita más baja que en España y vender empanadas a 2,50€ resulta carísimo. De hecho, allí tienen una empanada similar que se vende por 0,80€. El marketing y el sampling es muy importante para dar a conocer el producto, así como las buenas ubicaciones. La rápida adaptación es vital, hemos tenido que alinear algunos sabores al gusto local, el primer año en Oporto fue difícil.

¿Tenéis otros territorios en mente para Empanadas Malvón?

Sí, es un objetivo para final de año o principios del que viene, ahora mismo estamos en conversaciones con máster franquiciados de Francia, Alemania e Italia. Queremos elegir uno de ellos para abrir durante el primer trimestre de 2023 con algún socio local con experiencia en restauración. Estamos analizando con quién encajamos mejor y qué país es más propenso.

¿Qué supone para vosotros la inauguración del nuevo obrador?

Supone un cambio muy grande. El gran problema que teníamos en producción es crecer con tantas tiendas, hemos tenido que ir adquiriendo naves anexas y necesitábamos más. Al final hemos hecho un obrador de unos 5.000 metros cuadrados que nos permitirá crecer hasta las 500 tiendas tranquilamente. Es un hito y el proyecto más fuerte que tenemos este año.

¿Qué tal va vuestra transformación digital y qué tecnologías estáis implantando?

Malvón
Foto: Empanadas Malvón.

La transformación digital va más lenta de lo que nos gustaría, pero con ritmo constante. Es otro de nuestros retos, estamos implantando SAP y es tedioso. Utilizamos otro tipo de tecnologías como Cheerfy y estamos haciendo pilotos para hacer reparto propio con nuestras tiendas a través de Stuart. También estamos desarrollando un sistema de loyalty atractivo para premiar a nuestros clientes.

¿Cómo fue recibir el premio a Empresa Revelación en los Hot Concepts 2020? ¿Recomendarías a otras empresas hosteleras presentarse a ellos?

Nos hizo mucha ilusión, era la primera vez que nos presentábamos a algo y no teníamos mayor expectativa. Los Hot Concepts nos lo recomendó nuestros amigos de Aloha Poké. Estos premios tienen una cosa muy buena y es que te ponen en el foco. Mucha gente de la restauración se fija en ellos y ayuda a encontrar desde talento hasta inversores. Nos reforzó recibirlo en momentos complicados de la pandemia.

Respecto a la crisis actual debido a la invasión de Ucrania, ¿cómo os está afectando y cómo lo trabajáis?

Nos está afectando en todas las materias primas con subidas constantes, incluso en el papel para el packaging o en la madera para las nuevas tiendas. En cuanto a los alimentos, no somos de hacer acopio porque nos gusta trabajar con producto fresco. Solemos negociar por volumen, pero hoy en día los proveedores no quieren hacerlo porque no tienen la certeza de los precios que va a haber en unos días.

Requiere de un trabajo exhaustivo por parte del departamento de compras, que tiene que estar negociando constantemente y viendo cómo evoluciona. Tiene que pasar por parte de nuestra normalidad, ya que ha pasado de todo desde nuestros comienzos.

Mirando al futuro, ¿cómo te imaginas Empanadas Malvón en los próximos años? ¿Os ha tentado algún gran grupo u operador?

Malvón
Foto: Empanadas Malvón.

Veo a Malvón con presencia en bastantes capitales de Europa, con una marca más robusta y sólida. Al segmento de la empanada argentina lo veo introducido en los hábitos de consumo del público, como pasó en su momento con el sushi. Espero que de aquí a tres años veamos estos productos por todos lados y que haya competencia, no será malo, sino que ayudará bastante.

Nuestra empresa ha crecido a pulmón, no hemos necesitado fondos, aunque es cierto que se nos han acercado fondos nacionales e internacionales, así como algún grupo de restauración organizada. Pero no lo hemos visto necesario, por los números que tenemos creemos que podemos seguir creciendo. En un futuro no descartamos nada, pero a día de hoy no lo creo.

¡Más noticias sobre Empanadas Malvón aquí!