Entrevista a Andrés de Robina, vicepresidente de Little Caesars

por Clara Román 

La cadena de pizzerías Little Caesars y su innovador concepto Hot N’ Ready lleva cogiendo fuerza en España desde finales de 2019. La presencia de la tercera cadena de pizzerías más grande del mundo por ventas totales – detrás de Pizza Hut y Domino’s – se refuerza gracias a la reciente apertura de un nuevo establecimiento en Barcelona.

En Restauración News hemos hablado con Andrés de Robina, vicepresidente internacional de la compañía, sobre la acogida de la marca en España y sus planes de expansión, entre otros temas.

Andres de Robina de Little Caesars
Foto: Andrés de Robina, vicepresidente internacional de Little Caesars.

Little Caesars aterriza en nuestro país en diciembre de 2019, apenas unos meses antes de la llegada de la pandemia por la Covid-19. La marca nacida en Detroit está presente ya en 27 países alrededor del mundo. Inició su recorrido por España con ganas, ilusión y unos planes de expansión muy ambiciosos. La idea era convertirse en una alternativa más entre las cadenas de pizzerías para el público español.

Cuando se decretó el primer confinamiento en España y la restauración se vio obligada a cerrar sus puertas al público, Little Caesars contaba ya con dos locales en Madrid. Durante la pandemia, y pese a unos primeros momentos duros derivados de un volumen bajo de negocio, la compañía abrió otras tres sucursales en la capital y se expandió a Barcelona.

El mercado español, clave para asentarse en el resto de Europa

Actualmente, el gigante estadounidense está presente en España con 5 locales en Madrid y dos en la Ciudad Condal, lo que es un gran paso para esta cadena de pizzerías con más de 63 años de historia. En palabras de Andrés de Robina: “Nos sentimos muy orgullosos de haber podido entrar en un país tan importante para la marca como es España”.

El motivo por el que España resulta un mercado tan apetecible para marcas como Little Caesars es, nada más y nada menos, porque sirve como puerta de entrada estratégica para el resto de Europa.

Little Caesars
Foto: Little Caesars.

“Sin duda, España es un país que nos permite crecer adicionalmente en otros países europeos”, confirma Andrés de Robina. Prueba de ello es que para un futuro muy próximo la enseña estadounidense inaugurará sucursales en países como Portugal o Reino Unido. Los nuevos restaurantes de Little Caesars en estos países se proveerán con algunos productos traídos de España. Por ejemplo, el queso 100% vacuno y de origen español que se utiliza para la elaboración de las pizzas.

Asimismo, la entrada en un mercado como el español también tiene importantes repercusiones fuera del continente europeo. “Los tratos comerciales de España con Ecuador son mucho más beneficiosos que los de Estados Unidos con ese mismo país. Por este motivo nos conviene importar productos como el queso de las pizzas desde España. Con esto conseguimos beneficios para los españoles, y poder bajar los costes e incrementar las utilidades”, declara el vicepresidente internacional de la compañía.

Precios muy competitivos sin rebajar la calidad

Este tipo de estrategias comerciales son las que permiten a la enseña ofrecer un producto de máxima calidad a un precio tan económico que le hace destacar respecto a sus competidores.

Con un precio que ronda los seis euros por pizza, Andrés de Robina establece que este bajo coste se trata de un “valor diferenciador muy importante que nos ha hecho crecer alrededor del mundo y convertirnos en la cadena favorita del público en muchos países”.

Y lo más importante, este precio tan competitivo se consigue sin tener que rebajar la excelencia en el producto que se ofrece. “La calidad de nuestro producto juega un papel fundamental, además de por los buenos ingredientes porque nuestras pizzas se cocinan todos los días en nuestros locales, no congelamos la masa”, afirma Andrés de Robina.

El concepto Hot N’ Ready

Lo que hace destacar a Little Caesars y también la razón por la que la marca se atrevió a entrar a España sabiendo que era un mercado en el que la competencia estaba muy asentada con marcas como Telepizza, es porque su oferta era muy diferente.

Little Caesars Pizza
Foto: Little Caesars.

Así, presenta a sus clientes una experiencia que ha denominado con el anglicismo Hot N’ Ready. Su significado viene a explicar que la pizza que venden está “caliente y lista” para ser disfrutada por el cliente. Así lo confirma su vicepresidente internacional: “Hemos diseñado un sistema para que cuando el consumidor llegue a la tienda, en tan sólo 30 segundos pueda obtener su pizza, todavía caliente y lista para su consumo”.

Little Caesars adapta su oferta según el país

Cuando Little Caesars pisó por primera vez España, su oferta especializada en pizzas tuvo que someterse a algunas modificaciones con el objetivo de “poder satisfacer el paladar tan exigente de los españoles”, según comenta Andrés de Robina.

De hecho, en nuestro país la carta de la enseña consta de productos diseñados especialmente para el público español, como podría ser la pizza de barbacoa o la de pollo.

La propuesta de Little Caesars también se personaliza en cuanto a la experiencia del cliente en el local. Esto es así ya que en España la restauración tiene un importante componente social. Andrés de Robina define el nuevo restaurante de la marca en Barcelona como un “local espectacular, con una terraza amplia con varias mesas, y también un par de mesas dentro, donde el consumidor va a vivir realmente la experiencia Little Caesars cuando visite Barcelona”.

Un ambiente cómodo con servicio rápido 

Little Caesars
Foto: Little Caesars.

El otro claro ejemplo de cómo la enseña se puede adecuar a las necesidades del público según la ubicación se encuentra en Madrid, concretamente en su local de Cuatro Caminos. “Este local se ubica en una zona muy concurrida, donde los clientes van y vienen continuamente y no requieren pasar tanto tiempo dentro del establecimiento. El consumidor está contento de poder estar en un local rápido, limpio y en el que le sirven lo que pide en poco tiempo”, asegura Andrés de Robina.

Desde el equipo de Little Caesars buscan satisfacer al cliente con un ambiente en el que se sienta cómodo y cubra sus necesidades. Esto lo consiguen gracias a sus alianzas con franquiciados que, según el vicepresidente internacional de la enseña, “dedican sus recursos, sus ganas y su dinero para satisfacer al consumidor español”.

La confianza entre Little Caesars y sus franquiciados

Una prueba de la confianza que desde la matriz de Little Caesars tienen con sus franquiciados se aprecia en la implementación del delivery. Años antes de la pandemia, en una junta estratégica de la compañía se estableció que no se abriría la opción del delivery a países nuevos. Esto se decretó bajo la idea de que lo que primaba por encima de todo es que el consumidor conociera los locales de la enseña de primera mano, para poder vivir la experiencia Hot N’ Concept sin intermediarios.

No obstante, las condiciones del mundo cambiaron debido a la pandemia y en algunos países, como en España, el delivery se convirtió en la opción por excelencia para poder seguir manteniendo el negocio de restauración.

Little Caesars
Foto: Little Caesars.

Fue en ese momento cuando el franquiciado de Madrid propuso a Little Caesars ofrecer el servicio a domicilio en sus locales y, desde la sede de la compañía en Detroit, accedieron.

“Cambió totalmente nuestra manera de pensar porque teníamos que ser globales y flexibles. Al no tener nuestra propia plataforma de reparto, confiamos en los agregadores locales. Como nuestro producto sale de la cocina muy rápido los repartidores pueden hacer muchas rutas en menos tiempo, por lo que están contentos con nosotros y es un ‘win-win’ para ambas partes”, declara Andrés de Robina.

El local sigue teniendo más peso que el delivery 

Sin embargo, tras casi dos años de experiencia ofreciendo este servicio, la conclusión es que una vez conoce el concepto, el cliente prefiere acudir él mismo a por la pizza a los locales.

“En Madrid y en Barcelona el local tiene mayor peso que el delivery. La verdad es que el take away o el consumo en el establecimiento siguen siendo una parte muy importante”, confirma Andrés de Robina. Esto no sorprende ya que es de esta manera, acudiendo al local, cómo el cliente puede vivir realmente la experiencia Hot N’ Concept.

Una acogida excepcional 

El buen recibimiento que Little Caesars ha recibido en España se debe, en gran parte, a la buena gestión y toma de decisiones de los franquiciados. La enseña únicamente opera locales propios en Estados Unidos. En el resto del mundo los establecimientos están en régimen de franquicia. Además, la costumbre es trabajar con un franquiciado por país, como será el caso de Portugal.

Apertura Little Caesars Pizza Barcelona
Foto: Apertura de Little Caesars Pizza en Barcelona.

En España, por el momento la compañía se ha asociado con dos franquiciados: uno para la zona de Madrid (Fresh Food) y otro para la de Barcelona (Interpizzaco).

“Con esta división nuestra intención es poder crecer en diferentes regiones del país y poder cubrir todas sus necesidades. Estamos muy contentos con nuestros franquiciados porque se les ven las ganas y el deseo de crecer con nosotros. Al final, nuestro interés es que nuestros franquiciados confíen en Little Caesars para poder hacernos fuertes a nivel nacional”, afirma Andrés de Robina.

Planes de futuro para Little Caesars 

En un futuro cercano, aunque todavía sin fecha prevista, el negocio de Little Caesars se expandirá en España de la mano de un nuevo franquiciado que cubrirá la zona de Valencia. El proyecto que la compañía estadounidense presenta a sus socios plantea un crecimiento con ellos durante 5 años, que luego se puede extender a otros 10.

Así, para los próximos 5 años Little Caesars prevé abrir en España entre 35 y 50 tiendas. Con estas aperturas la marca busca consolidar su presencia en el país y lograr convertirse en la opción preferida del público español a la hora de consumir pizza.

¡Más noticias sobre Little Caesars aquí!