Moda y restauración, un camino con mucho futuro por delante

por Clara Román

Dos sectores como son la restauración y la moda puede parecer que, a priori, no guardan nada en común entre ellos. Pero todo el mundo sabe que los momentos de incertidumbre traen oportunidades. Y quizás esto ha sido lo que ha motivado a muchas empresas del sector de la moda e industria textil a ver en la restauración un importante nicho de mercado.

Qooqer Uniforme restauracion
Foto: Qooqer.

Nadie niega que un buen restaurante o cadena puede ser un potente escaparate para mostrar los diseños de una marca de moda. Y no solo eso, sino que a través de algo tan cotidiano como la ropa laboral se puede expresar muchos de los valores de una enseña.

Esto sin olvidar que cada vez son más las firmas de moda que colaboran con marcas de restauración a la hora de lanzar nuevos productos o compartir espacios comerciales. Lo que ayuda a aumentar su visibilidad y relevancia, y consiguiendo, de esta original manera, un cliente más fidelizado.

Una alianza para nuevas estrategias de marketing

La marca de hamburguesas Vicio ha aplicado recientemente una acción de marketing en la que moda y restauración van de la mano, gracias a su colaboración con la firma de deportes Nike.

Aleix Puig, CEO y cofundador de Vicio
Aleix Puig, CEO y cofundador de Vicio. Foto: Vicio.

Según explicaba el equipo de la cadena de hamburgueserías en un post de LinkedIn, esta estrategia de cobranding comenzó de una manera bastante espontánea. El origen se encuentra en una petición de pedido a cinco días vista por parte del equipo de Nike en el Espacio Play Now de BCN. Desde Vicio vieron la oportunidad de hacer algo diferente y dejar huella, así que personalizaron las burgers para Nike.

La idea funcionó tan bien que la firma de ropa deportiva valoró el gesto y lo correspondió de la mejor manera que sabe hacerlo: personalizando unas zapatillas con los colores y el logo de Vicio.

Así, el resultado se ha materializado en una colaboración entre dos marcas para las que la estética e imagen es primordial y que ha tenido un gran impacto en redes sociales. Este tipo de acciones ayudan a ambas marcas a aumentar su notoriedad y a darse a conocer a nuevos consumidores.

Vicio o Burger King, ejemplos de la unión entre moda y restauración

Otro ejemplo es la entrada al mundo de la moda de la cadena Burger King junto a la marca de calcetines Jimmy Lion.

Burger King colabora con Jimmy Lion
Burger King colabora con Jimmy Lion

El resultado de esta colaboración ha sido la colección Burger King x Jimmy Lion. Consiste en cuatro modelos de calcetines con diseños inspirados en la nueva imagen de la cadena de hamburgueserías. Esta acción le ha permitido a la enseña propiedad de Restaurant Brands Iberia acercarse a todos los amantes de las hamburguesas a través de nuevos territorios como la moda.

Continuando con casos de éxito de cobranding está la colaboración de la marca de helados artesanales Mistura con la firma New Balance. Este cobranding llevó el nombre Mistura x New Balance y se alargó durante dos años. Consistía en la presencia física de un pop up de Mistura en la tienda de New Balance en la Gran Vía madrileña.

“Era un concepto brutal que permitía al cliente hacer una pausa de sus compras para tomar un helado, o disfrutarlo mientras comprabas en la tienda”, explica Carlos Sotomayor, cofundador de Mistura.

Además, aprovechando esta unión entre marcas la creatividad afloraba y por eso desde la enseña de helados pusieron a la venta productos con los mismos colores que los últimos lanzamientos de zapatillas de New Balance. Esto les permitió llegar a un público más amplio y fidelizar a aquellos que se consideran seguidores de ambas enseñas.

La uniformidad en restauración confía cada vez más en la moda

La moda en restauración también está presente a través de la uniformidad. Son muchos los negocios de restauración que cada vez prestan más atención a la imagen que su personal transmite a través de la ropa laboral.

Qooqer
Foto: Qooqer.

Con este fin nació en 2010 Des Garçons de Café, una compañía textil de origen catalán especializada en la fabricación de prendas de vestir para el sector hostelero.

Así lo explica su equipo: “Nuestra compañía surge de una necesidad clara de actualización y de ir más allá de una simple ropa laboral. La hostelería pedía y pide una continua evolución desde la cocina, la decoración y la forma de entender la gastronomía”.

Hace doce años Joan Camatxo, el diseñador de moda detrás de Des Garçons de Café supo ver con antelación como las prendas laborales estaban destinadas a adquirir una gran relevancia en el sector de la restauración. No obstante, anticiparse a estos hechos hizo que el comienzo de la andadura empresarial de Des Garçons de Café estuviera repleto de baches e inconvenientes por parte de quienes no lo consideraban tan relevante.

Por eso Joan Camatxo no duda a la hora de afirmar que ”trasladar el concepto de la moda al sector de la restauración en 2010 fue difícil”. Sin embargo, los tiempos han cambiado, y ahora la restauración va, en muchos casos, más allá de comer bien.

“Nuestros clientes quieren mostrar que cada detalle es importante para la experiencia del comensal en su restaurante. Por este motivo el vestir al personal juega un punto muy importante a la altura de dicha experiencia”, comenta el diseñador de la compañía.

Des Garçons de Café diseñó las originales chaquetillas de StreetXo

Uno de los trabajos que más destacan en el portfolio de Des Garçons de Café es la creación de las chaquetillas de fuerza para el personal de StreetXo, el restaurante de Dabiz Muñoz.

Para este proyecto en concreto, el diseñador de la compañía tuvo que realizar una gran investigación sobre este tipo de prenda. A la que tuvo que sumarle una gran complicación: cómo hacer que una pieza pensada en su origen para inmovilizar a las personas fuera cómoda y permitiera el movimiento al chef.

Dabiz Muñoz mejor cocinero del mundo 2021
Foto: The Best Chef Awards 2021.

“Tras varios prototipos al final se llegó a utilizar una base de chaquetilla de cocina invirtiendo el cierre de la camisa de fuerza, haciendo que se cerrara por la espalda, para que visualmente se acercara lo máximo a la pieza original”, explican desde Des Garçons de Café.

Con este impecable trabajo la compañía textil logró transmitir la filosofía del chef de estrella Michelin en su vestimenta, sin olvidar en ningún momento para quién se está diseñando el uniforme y la importancia de la practicidad y comodidad en su concepción.

Y por este motivo otros chefs de renombre como Ángel León, Susi Díaz, Diego Guerrero o Maca de Castro confían en la compañía a la hora de vestirse para trabajar y dar rienda suelta a su creatividad culinaria.

No hay duda de que Des Garçons de Café lleva años trabajando para el sector y vistiendo a grandes chefs, pero cabe destacar que es tal la relevancia de la moda en restauración que otras compañías de textil se han especializado en este segmento que últimamente se muestra tan unido a la industria de la moda.

Qooqer viste a foodies, estrellas Michelin y grandes cadenas

De esta forma, otra empresa que viste las cocinas de restaurantes con estrella Michelin como la de El Cenador de Amós, del chef Jesús Sánchez, es Qooqer. Esta empresa textil nace en septiembre de 2016 de la mano de su director creativo, Juan Simón y de Susana López, directora de desarrollo de negocio.

La compañía textil está especializada en el diseño de uniformes para hostelería, aunque, al ser un e-commerce, aseguran que más allá de restaurantes independientes y cadenas también venden a foodies interesados en vestir a la moda dentro de la cocina.

Qooqer
Foto: Qooqer.

Desde su llegada al mercado han vendido más de 60.000 delantales y más de 1.000 negocios en toda España llevan sus uniformes.

“Nuestro objetivo es hacer ropa que a nuestro cliente le gustaría llevar en la calle, por eso nos inspiramos en el street wear y la moda urbana y creamos diseños bonitos y que también tengan un punto atemporal”, explica Susana López.

Además, Qooqer puede presumir de una amplia cartera de clientes. “Gracias a que somos un e-commerce podemos estar cerca de todo el mundo, desde cafeterías de barrio, restaurantes en pueblos, chefs con estrella Michelin o cadenas de restauración como Honest Green”, declara Susana López.

Uno de los últimos proyectos en los que han trabajado es en el diseño del uniforme del personal de la cadena Ramen Kagura y de la enseña La Boutique della Mafia (del grupo aragonés La Mafia Se Sienta a la Mesa).

Ramen Kagura y La Boutique della Magia viste de Qooqer

Recientemente, y debido a que ahora han ampliado sus productos para vestir a todos los empleados de la cocina, Qooqer ha comenzado a trabajar con cadenas hoteleras como Sheraton o Hilton, que buscan para su personal de cocina una ropa laboral premium.

Susana López asegura que en los últimos años se le está prestando más atención que nunca a la uniformidad en restauración. López explica que esto va de la mano de la evolución y cambios que se están viviendo en el sector: “En España la restauración ha vivido una revolución total. Cada vez se cuida más la imagen de cualquier sitio, se intenta tener una personalidad propia y esto se ve en aspectos como la decoración o la vestimenta del personal”.

En este sentido, la directora de desarrollo del negocio en Qooqer considera que la ropa laboral es un buen escaparate de cara al público y, además, una muy buena inversión “por ser relativamente pequeña en contra de otras que se hacen en hostelería de mayor precio y menos visibles”.

Reflejar la apuesta por la sostenibilidad a través del uniforme

De esta manera, queda claro que vestir bien a tus empleados se ha convertido para muchos negocios de restauración en una prioridad, ya que la ropa del personal del restaurante es parte de la cara visible de un concepto.

Qooqer
Foto: Qooqer.

Y no solo eso, sino que son muchos los negocios que ponen el foco en las condiciones de producción y materiales utilizados para la elaboración de esta vestimenta, con la idea de que casen con sus propios valores de sostenibilidad.

En Qooqer es clave trabajar siguiendo la estela de la sostenibilidad social y por eso fabrican sus prendas en talleres locales y de trabajo justo.

“Apostamos por que la fabricación sea lo más cercana posible, así que el 90% lo fabricamos en nuestros talleres de Teruel, Zaragoza, o Sevilla y el 10% en Portugal. No queremos movernos de ahí”, apunta Susana López.

Por otro lado, la sostenibilidad ambiental a la hora de fabricar ropa laboral para restauración también tiene mucha importancia. Qooqer admite que “tiene su complicación al ser una empresa pequeña”, pero aun así intentan mejorar cada día y poner su granito de arena en lo que pueden, como en la eliminación del plástico de los embalajes.

Esto es algo que tanto Qooqer como Des Garçons de Café comparten, ya que la empresa de textil catalana también apuesta por esta sostenibilidad ambiental trabajando con proveedores nacionales y con materiales como “el poliéster 100% reciclado de plásticos recogidos de nuestros mares, algodones orgánicos y lyocell producido a partir de madera de origen sostenible mediante procesos ambientalmente responsable”, según explican.

Circoolar propone una forma para vestir la sostenibilidad

En este ámbito que engloba la sostenibilidad y la uniformidad en restauración, la empresa textil Circoolar ocupa también un lugar muy importante. Luis Ribó, cofundador de la firma junto a Celia Tamagnini asegura que el punto en común entre todos sus clientes es que son negocios comprometidos con la sostenibilidad.

Por este motivo siguen el lema de la compañía: “Si apuestas por la sostenibilidad, vístela”. Luis Ribó lo explica de la siguiente forma: “Es un ejercicio de coherencia, de impacto tanto social como medioambiental. Y también es muy importante a nivel interno, para los empleados, desde el punto de vista del engagement y del orgullo de pertenencia”.

Circoolar moda restauración
Foto: Circoolar.

La creación de Circoolar es bastante reciente, ya que llega al mercado a finales de noviembre de 2019 y en menos de seis meses se debe enfrentar a la gran crisis que trajo consigo la pandemia y que obligó a cerrar durante semanas la mayoría de los negocios de restauración.

Pese a estas circunstancias, Circoolar siguió al pie del cañón gracias a orientar su negocio a la producción de mascarillas sostenibles y a que el interés por su producto seguía presente en el sector.

“Nuestra propuesta de valor era muy innovadora y atractiva para los clientes, así que a pesar del parón de la pandemia el interés existía. Cerramos 2020 con una facturación de un poco más de 100 mil euros, donde el 50% era de las mascarillas y el otro 50 de producción textil. Este último 2021 la facturación ha sido similar, pero el 80% ha venido por parte de la ropa laboral, se nota que cada vez hay más interés”, explica Luis.

Circoolar piensa en el pasado, el presente y el futuro de la ropa 

Circoolar
Foto: Circoolar.

Con su actividad Circoolar da respuesta a tres grandes preguntas que suscitan el interés por parte del sector de la restauración.

La primera de ellas es saber de qué material está hecha la ropa laboral de los empleados del restaurante, para lo que hacen uso de materiales ecofriendly, como puede ser poliéster reciclado de botellas y otros plásticos, algodón reciclado u orgánico o tejido muerto.

La segunda pregunta tiene que ver con la sostenibilidad social, con quién son las personas que confeccionan los uniformes del personal de restauración.

En este sentido, Luis Ribó asegura que trabajan con talleres locales de reinserción social y empoderamiento femenino con el fin de “buscar una segunda oportunidad para las prendas y también para las personas”. Cuando se trata de pedidos más grandes, Circoolar colabora con talleres de proximidad en Marruecos y Portugal, donde, aseguran, “se cumple con las condiciones dignas de trabajo”.

Y la tercera de las preguntas tiene que ver con el futuro de la ropa laboral cuando ya no sea útil para el personal. Y la respuesta es la siguiente, en palabras de Luis Ribó: “Ecodiseñamos las prendas para que sean fácilmente reciclables. Por otro lado ofrecemos un servicio de recogida de las prendas después de su vida útil para integrarla en un gestor de residuos”.

Un sector comprometido pese a las dificultades

Circoolar moda restauración
Foto: Circoolar.

La clientela de Circoolar engloba todo tipo de negocios, desde hostelería hasta farmacias o gran consumo, ya que según ellos mismos aseguran “la sostenibilidad es transversal”. En lo que respecta al sector de la restauración, Circoolar colabora con la Fundación Restaurantes Sostenibles.

Entre sus clientes destacan, entre muchos otros, los Hermanos Torres. “Vimos su fuerte compromiso social y medioambiental, que les ha llevado a obtener la estrella verde Michelin, así que les planteamos aplicar esta visión y compromisos a su forma de vestir”, explica Luis Ribó.

Compañías internacionales como ChefWorks buscan mercado en España 

Esta unión entre moda y restauración es ya real en el día a día del sector en nuestro país. Tanto es así que empresas internacionales como ChefWorks han visto en el mercado español un nicho perfecto para expandir su negocio y proveer de ropa laboral de valor a los restaurantes y hoteles españoles.

ChefWorks tiene su sede en San Diego y lleva dedicándose a la fabricación de prendas de trabajo desde la década de los 60. Actualmente su actividad se centra en la producción de uniformes para hostelería y hotel y hace apenas tres años aterrizó en España con su primera tienda en Barcelona.

Circoolar moda restauración
Foto: Circoolar.

Desde su llegada a nuestro país su acogida ha sido excelente, encontrando en nuestro sector un amplio abanico de clientes cada vez más concienciados con la importancia de reflejar los valores de una marca en la vestimenta del personal.

Si en algo coinciden las compañías Des Garçons de Café, Qooqer, Circoolar y ChefWorks, es que todas ellas se muestran muy agradecidas con el camino que está tomando la restauración a la hora de valorar la uniformidad como uno de los pilares del negocio.

Lo cierto es que a pesar de haber sido uno de los sectores más afectados por la pandemia, la restauración ha apostado por vestir a su personal con una ropa laboral que identifique a la marca y que a la vez abogue por el bienestar social y medioambiental de una manera tangible.

De la mano de la moda los negocios de restauración demuestran que es posible materializar sus valores a través de sus uniformes. Y lo consiguen sin olvidar la comodidad en el diseño y la practicidad en el tipo de tejido escogido, que debe ser resistente, flexible y duradero en el tiempo.

¡Más información sobre tendencias en restauración aquí!