A Cañada DELIC Experience comenzará a franquiciar en otoño

Los locales incorporan escanciadores eléctricos para que los clientes puedan servirse a gusto la sidra.
Los locales incorporan escanciadores eléctricos para que los clientes puedan servirse a gusto la sidra.

A Cañada DELIC Experience, la primera enseña especializada en sidra y alta cocina del norte,  ha anunciado la apertura de sus dos primeras franquicias en las localidades madrileñas de Leganés y Móstoles para otoño de este año.

Todos los franquiciados disponen de un paquete de financiación a través de Banco Sabadell con un coste medio de apertura en torno a los 180.000€, para locales de hasta 150 m2. Cada sucursal supondrá la creación una media de ocho puestos de trabajo.

El plan de expansión de la marca se centra en ciudades de la Comunidad de Madrid y en capitales de provincia, con una previsión de aperturas de cinco sucursales en 2016 y un máximo de 22 en 2017. Según su cuenta de explotación, desde el primer año cada franquiciado obtendrá unos beneficios anuales de 159.000€. Entre otras novedades de negocio, la franquicia A Cañada DELIC Experience no cobra un canon fijo mensual sobre la facturación de sus franquiciados, sino un 30% de su beneficio operativo trimestral.

Todas las compras e inventarios se centralizan a través de un sistema informático de pedido diario contra rotura de stock que evita gastos innecesarios al franquiciado. La franquicia centraliza su sistema de reservas telefónicas en colaboración con ElTenedor.

El lunes 27 de junio el Centro de Negocios Melior (C/ Diego de León, 47) tendrá lugar la presentación para inversores y medios de la nueva franquicia con la intervención de su gerente César Román y su equipo directivo.

Uno de los productos diferenciadores de la franquicia es su sidra propia La Penúltima, elaborada con manzanos de pequeños productores de la Cuenca Minera Asturiana, además de contar con sidras gallegas y vascas. Los comensales escancian la sidra en la misma mesa a través de unos escanciadores eléctricos portátiles.

Asimismo, la enseña dispone de una selección de sus 15 cachopos de ternera asturiana, la mayor de este plato en la Comunidad de Madrid, que sirven sobre la madera una tabla de lavar y acompañado de ensalada de la huerta, pimientos del piquillo de Lodosa braseados y dos salsas.

Nacida en 1890 como casa de comidas en una aldea del valle orensano de Valdeorras, A Cañada llegó a la madrileña calle de Alonso del Barco del barrio de Embajadores en los años 60. En 2013 César Román la refundó como sidrería vasco-asturiana, especializada en gastronomía de toda la Cornisa Cantábrica y ahora evoluciona a la primera sidrería de alta cocina de Madrid.

A Cañada dispone de una marca propia de sidra, La Penúltima.
A Cañada dispone de una marca propia de sidra, La Penúltima.