Texto: Javier Mesa

Más dos años han pasado desde que Javier Marín nos expuso los planes de expansión en la península de ADK (Abbasïd Döner Kebab) la cadena de restauración organizada surgida en Canarias en 2003 y adquirida por Carpisa al Grupo Eat Out en 2016. La apertura de su primer restaurante peninsular llegó en enero de 2018 al centro comercial Diagonal Mar de Barcelona después de un exhaustivo proceso de análisis del mercado y de las posibilidades de la marca. A día de hoy, ya como Abbasïd Mediterranean Kebab, la enseña cuenta con cinco locales operativos y se centra en la expansión en franquicia.

“Los estudios que hicimos con público diverso sobre hábitos de consumo nos indicaron la necesidad de mejorar el modelo de negocio en torno al kebab, muy atomizado, de mala calidad y poco profesionalizado, hacia un producto con garantías sanitarias, de calidad y servido en un entorno bonito. Las encuestas nos decían que el cliente estaría dispuesto a consumirlo por un precio mayor, pero que, en el fondo, no es muy elevado”, nos recuerda Javier Marín, director de la marca.

Asimismo, decidieron dejar atrás el término Döner por su clara vinculación a un sector desacreditado por las malas prácticas, y apostar por el de Mediterranean a pesar de que el durum y kebab sigan siendo el eje de su oferta. La diferencia, recuerda Marin, reside en la calidad de los productos empleados, “con ingredientes frescos, que preparamos al momento en una cocina abierta, a partir de unos pinchos con ternera blanca fileteada, sin aditivos ni fosfatos, de los que se saca una carne mucho más jugosa, suave y tierna”.

Asimismo, el cliente puede personalizar sus platos eligiendo entre una base de pita, elaborada artesanalmente o durum, incorporar ternera, pollo, mixto o falafel y darle un toque con salsas y acompañamientos fruto del trabajo de I+D de la compañía.

Abbasïd Mediterranean Kebab basa su oferta en cocina mediterránea elaborada con ingredientes de calidad.
Abbasïd Mediterranean Kebab basa su oferta en cocina mediterránea elaborada con ingredientes de calidad.

La oferta mediterránea, además de las especialidades de ternera y pollo, se completa con una amplia gama de ensaladas a con ingredientes y toppings poco habituales en la competencia como la granada o espaguetis de calabaza y remolacha. “Disponemos de una oferta gastronómica que reinterpreta y adapta las recetas del Mediterráneo para llevarlas a un mundo más occidental”, aclara Carmen Mancheño, responsable de Marketing de Abbasïd.

Otro de los elementos diferenciadores como marca de restauración organizada, explica Javier Marín, es la imagen de marca y la decoración de los locales, espacios confortables, con cocina vista y materiales y colores que evocan el mundo mediterráneo. “Tanto nuestro concepto como nuestra imagen nos acompañan en un viaje que nos aleja del fast food y nos posiciona como concepto fast casual. En este sentido, damos un servicio rápido, sin menús paquetizados de forma cerrada, sino configurables, y todo elaborado con producto premium”.

El responsable de la marca insiste en que su competencia directa no está en los kebab, sino en los demás operadores con los que comparten foodcourt en los centros comerciales: “no competimos con el kebab de calle porque no nos miramos en ese espejo, sino en el de los players de la restauración organizada”.

Operativa organizada

Por este motivo, todos los procedimientos están perfectamente marcados en el libro de estilo de Abassïd, con trabajadores uniformados, que trabajan de cara al público con guantes y gorro y siguiendo unos procesos de venta eficientes a través de sistemas de gestión digitalizados a través de tablets.

Para ahondar en el perfeccionamiento del modelo, el pasado mes de julio, la cadena firmó un acuerdo con Conway para mejorar sus procesos logísticos en términos de transporte, distribución y aprovisionamiento por el que el operador se encargará durante los próximos tres años de gestionar toda la cadena de suministro de Abbasïd. “El acuerdo simplifica la gestión de los pedidos al agrupar las distintas referencias y unificarlas en una única entrega”, aclara Marín. “De esta forma, logramos optimizar el tiempo que dedican los equipos de cada restaurante a la gestión y recepción de los pedidos”.

Local de Abbasïd en el centro comercial El Saler.
Local de Abbasïd en el centro comercial El Saler.

La idea de la expansión está clara y las bases de un concepto claro, replicable y sostenible están puestas. Así, desde enero de 2018, además de a Barcelona, su oferta ha llegado al centro comercial de La Gavia en Madrid y al de El Saler en Valencia, además de Bilbao y Logroño, con dos restaurantes a pie de calle en ubicaciones estratégicas.

De momento, señala el director general de la enseña, “en Madrid y Barcelona queremos seguir abriendo con locales propios, aunque llegará un momento que no sea posible dada la magnitud de ambos mercados. En resto de España trabajaremos estableciendo zonas geográficas donde buscaremos acuerdos de desarrollo de la marca en exclusiva con empresas de esas áreas que tengan experiencia en gestión de marcas y en el desarrollo de nuevos conceptos y con capacidad económica para afrontarla. Es el modelo que hemos seguido con el acuerdo alcanzado con el franquiciado que cubre la zona de País Vasco, Navarra, La Rioja y Cantabria, que ha sido el encargado de abrir en Bilbao y Logroño. Los planes pasan por abrir 20 restaurantes en cinco años en su zona de influencia. Nuestros cálculos indican que en nuestro país tienen cabida en torno a unos 150 locales de Abbasïd Mediterranean Kebab”. De momento, antes de final de año, esperan llegar a los nueve establecimientos.