«La adaptación rápida ha sido clave», por Borja Hernández de Alba (director general de RBI)

Por Borja Hernández de Alba, director general de RBI

Como ya todos conocemos, la restauración es uno de los sectores de actividad que más afectado se vio por la pandemia, pero desde que esta comenzó, las marcas de restauración hemos trabajado intensamente y con agilidad para adaptarnos al nuevo contexto. La capacidad de adaptación rápida en una situación tan cambiante e inestable ha sido clave y creemos que hemos conseguido adaptar, en el menor tiempo posible, nuestra operativa interna a las medidas y restricciones que han ido marcando las autoridades sanitarias.

RBI Borja Hernandez
Foto: Borja Hernández de Alba (RBIberia).

Todo ello siempre teniendo como principal prioridad garantizar la seguridad de empleados y clientes en esta situación excepcional. Y con la responsabilidad que las marcas más reconocidas teníamos que transmitir confianza a los consumidores para superar este difícil contexto.

Aunque se ha hablado mucho de grandes cambios sociales y de hábitos de consumo, sin duda esta crisis ha actuado como un gran acelerador de la digitalización, que en el caso del sector de la restauración se traduce en contar con canales de venta alternativos al restaurante.

Por tanto, en este sector esta situación ha supuesto un crecimiento mayor y más rápido de los canales delivery, take away y Auto, con los que ya se contaba en el sector de la restauración organizada y que estaban entre las principales tendencias en hábitos de consumo. A raíz de la pandemia, algunos agentes del sector que todavía no los contemplaban, los han ido desarrollando y han acelerado su crecimiento de manera notable, incluso entre sectores de la población que antes eran ajenos a su uso.

El delivery y take away ha permitido atender a los clientes en momento clave

Gracias a servicios como el delivery y el take away las marcas de restauración hemos podido atender a nuestros clientes durante momentos clave, como el confinamiento de 2020 y hacerlo de la manera más segura, siguiendo estrictos protocolos que desarrollamos ad hoc de manera ágil y eficaz. En esta singular situación, tanto el Delivery como el Auto se han posicionado como canales especialmente útiles para seguir atendiendo a los clientes al no conllevar casi contacto.

My Burger King RBI
Foto: Burger King.

Además, desde el sector las marcas hemos demostrado ser comprometidas y útiles en los momentos más complicados. En Burger King contamos con una plataforma de reparto a domicilio con más de 6.000 repartidores propios, por lo que fue sencillo controlar que se cumpliesen todas las medidas de seguridad tanto para trabajadores como para clientes.

Además, en este contexto la comunicación fue clave con el objetivo de mantener puntualmente informados a nuestros stakeholders y de enforcarnos en garantizar y transmitir seguridad a clientes y empleados. Teníamos el reto, más que conseguido, de generar confianza y lograr que nuestros consumidores y empleados sintieran máxima seguridad en nuestros restaurantes.

Sin duda, ha sido una situación muy difícil y que ha planteado una gran incertidumbre para el sector, pero ha quedado patente la resiliencia de este sector y su infinita capacidad de adaptación.

¡Más noticias sobre RB Iberia aquí!