Algunos colegios andaluces con comedores en autogestión sufren recortes presupuestarios

Uno de los casos más ejemplares de Andalucía es el colegio público Gómez Moreno, de Granada cuyo comedor desde 2002 es dirigido por los padres de los alumnos y donde se han implantado menús escolares basados en alimentos ecológicos de proximidad.

Retrasos en pagos y recortes en asignaciones están llevando a este colegio, como a otros, a serios problemas de continuidad en su labor docente-gastronómica-nutricional, temiéndose que al final se externalice dicha actividad.