Aliados de las colectividades

Los productos lácteos juegan un papel importante en las empresas de restauración colectiva. Las principales empresas proveedoras de productos lácteos, como el Grupo Pascual, Burgo de Arias, Queserías Bel España (marcas como ‘La Vaca que Ríe’ o ‘Mini Babybel’), Leche Celta o Ebro Puleva abastecen a éstas con yogures, leche, mantequilla y quesos, entre otros, con el fin de ofrecer una rica variedad de productos a sus clientes finales: colegios, universidades, hospitales, empresas, etc.

El calcio es un componente que, sobre todo los niños durante su etapa de crecimiento, no pueden desestimar. Este macromineral es el cuarto componente del cuerpo después del agua, las proteínas y las grasas. Y, ¿qué tiene que ver todo esto con los productos lácteos? Pues que constituyen uno de los alimentos con mayor contenido de calcio. Los nutricionistas de las empresas de restauración colectiva ratifican así su interés por ofrecer en los menús escolares productos como yogures, leche o quesos. Este último producto se sirve con frecuencia en los colegios, como sucede con los quesitos en porciones, aunque también se ofrece en barra, como es el caso de los quesos de barra tipo sándwich.

Catering de empresa
La alimentación fuera del hogar es un hecho cada vez más frecuente en la población activa de nuestro país. Las empresas de restauración colectiva como Sodexho España, que ofrecen un servicio de catering a otras empresas de la talla de Renault, Rhone Poulenc o Cap Gemini-Ernst & Young, tienen que suplir la comida casera por un menú variado que contemple una serie de productos equilibrados.

Los productos lácteos desempeñan en este caso una labor importante en los menús de empresa, ya que aportan un equilibrio nutricional en calcio. Basta con una taza de leche (entera, descremada o en polvo), cincuenta gramos de queso semiduro o un yogur descremado para adquirir las necesidades diarias de este componente.
“El equilibrio nutricional y dietético, la decoración de los platos y la higiene en la elaboración”, es el lema que defiende la firma Sodexho España en su trato diario con sus clientes del sector educación, sanidad, empresas o residencias de la tercera edad y, especialmente, en el caso de la atención a la restauración colectiva de la tercera edad. Este colectivo de personas mayores necesitan la ingesta de productos como quesos y yogures, para evitar la pérdida rápida de hueso y reducir el riesgo de fracturas. Por ello, normalmente los equipos de nutrición y dietética de las empresas de restauración colectiva incluyen en la dieta diaria de este grupo de personas, como mínimo, tres porciones de productos lácteos.

Arturo Cantoblanco
Los departamentos de compras de las empresas de restauración colectiva desempeñan una labor importante en la compra de este tipo de productos. La ‘lista de la compra’ del departamento de Compras de Arturo Cantoblanco realiza pedidos de “kilos y kilos de productos lácteos como la leche, mantequilla, nata, yogures, postres lácteos como natillas, y quesos”, manifiesta Juan Pita, director de la restauración colectiva del grupo.

En cuanto a las marcas, “éstas son muchas”, se asegura desde el departamento de compras de la compañía, “pero con los que trabajamos en mayor medida son Pascual (leche, mantequilla, nata), Danone (yogures y postres lácteos), Campofrío (quesos de barra, curado y semi) y Quesos Canal (perteneciente al Consorcio de Jabugo, quesos curados y semicurados)”.

Centrándonos en los quesos que compra Arturo Cantoblanco para sus clientes, éstos son el queso de barra tipo sándwich (se consume la barra entera), queso curado, semicurado (oveja y mezclas), queso fresco (tipo burgos), queso rallado y queso para untar en formato de dos kilos y medio. “Dependiendo de su uso”, afirman desde el departamento de Compras, “todos estos tipos de queso se consumen en piezas enteras o loncheado, dependiendo del uso que se le piensa dar”.

Hay que tener en cuenta que una característica favorecedora de los productos lácteos es que, una vez envasados y hasta el momento de su consumo, su contenido de calcio no se altera en ninguna de sus fases de producción. Las empresas de restauración colectiva son conscientes de que tanto los niños, como estudiantes universitarios, ejecutivos y la tercera edad necesitan esta clase de productos, ya que son imprescindibles para conseguir una dieta equilibrada. l
Jorge TODOLÍ