Alimentos biológicos ¿entre el deseo y la impotencia?

Los operadores de restauración, de todo tipo que, en España, quieren incorporarse al grupo de empresas que comulgan con el desarrollo sostenible, ya tropiezan con la primera piedra: los alimentos ‘bio’ llegan con poca facilidad a los canales tradicionales de la restauración y además con precios poco abordables, sobre todo en restauración colectiva, donde la batalla por servir menús escolares en colectividades públicas es imposible de ganar, por el momento. A continuación extractamos dos opiniones de directivos de empresas de restauración colectiva y comercial que son protagonistas, entre otros, de un reportaje especial que aparecerá en el siguiente número.

Bruno Weinberg
Gerente de Woki Organik Market.

Para obtener productos ‘eco’ en su gran mayoría hay que acudir a proveedores internacionales y para mantener precios asequibles hay que renunciar a veces a grandes márgenes. En ocasiones es más económico que te suministren alimentos andaluces desde el mercado de St Charles en Perpignan que desde cualquier merca de la red española.

Isabel Coderch
Responsable de comedores escolares saludables en Fundació Futur.

En España no hay apoyo institucional, excepto en Andalucía. Así que las empresas que tenemos conciencia sostenible, como Fundació Futur, tenemos que emprender una especie de lucha titánica para que las Administraciones Autonómicas exijan una alimentación más sostenible y ecológica en escuelas e instituciones y sepan de las dificultades de abastecimiento y ayudas que poseemos.