Anthony Myint gana el Basque Culinary World Prize

Anthony Myint
El galardón reconoce la labor de chefs con iniciativas transformadoras.

El chef Anthony Myint ha sido proclamado ganador del Basque Culinary World Prize 2019 por usar la gastronomía como un motor para afrontar uno de los retos más apremiantes de la sociedad: el cambio climático.

Combinando la investigación y herramientas prácticas, Myint colabora con restaurantes para encontrar soluciones a medida que reduzcan su impacto medioambiental. Como ganador del certamen, Myint recibirá 100.000 euros para destinar a un proyecto de su elección que exprese el poder transformador de la gastronomía.

En concreto, Myint explora la interrelación entre restaurantes y medio ambiente a través de su proyecto ZeroFoodprint y la Perennial Farming Initiative. Así, aconseja a las empresas de alimentos sobre opciones viables para reducir su huella de carbono, e incluso sobre cómo ser neutral en emisiones de carbono.

De este modo, docenas de restaurantes de alta gama en todo el mundo para que se han unido a su movimiento a favor de la sostenibilidad.

Asimismo, en 2019, a través de la iniciativa Perennial Farming, colaboró con el estado de California para lanzar “Restore California”.

En concreto, se trata de un programa que brinda a los proveedores y consumidores información transparente sobre la huella ambiental de los restaurantes para que puedan tomar mejores decisiones.

Gastronomía en favor del cambio climático

El Basque Culinary World Prize es un premio único y global otorgado por el Basque Culinary Center y el Gobierno Vasco, en el marco de la estrategia integral Euskadi-Basque Country.

El galardón reconoce la labor de chefs con iniciativas transformadoras en áreas de innovación, tecnología, educación, medio ambiente, salud, industria alimentaria y desarrollo social y económico, entre otros.

En el acto de anuncio del ganador, Joan Roca, presidente del Jurado del Basque Culinary World Prize, ha explicado que “en lugar de contribuir al problema del cambio climático, la gastronomía puede ser parte de la solución“.

Así, manifiesta que Myint “hace un llamamiento a la acción brindando herramientas concretas para que nuestro gremio reduzca su impacto en el medio ambiente y forme parte activa dentro de los esfuerzos colectivos que se requieren para abordar una problemática tan universal para esta“.

Por su parte, Myint señala que está “realmente emocionado de que el Basque Culinary World Prize ponga el foco en soluciones optimistas dentro del mundo de la alimentación” y declara sentirse “increíblemente honrado de representar lo que espero que sea el comienzo de un movimiento mucho mayor”.