Arts de la Table

De este modo se ha pasado de vajillas con formas exclusivamente redondas a cualquier figura geométrica: oval, rectangular, triangular. Qué decir de los colores, donde el blanco rivaliza con el coral, turquesa, marrón chocolate, gris pimienta…hasta el negro.

La porcelana se mantiene como hegemónica, si bien ha aparecido la madera, el bambú e incluso derivados como el obtenido de los carbohidratos de cereales o féculas(acido poliláctico) y más usada en restauración comercial que en la de tipo social, donde el vidrio aún resiste perfectamente. En medio se situaría la vitroporcelana, de alta resistencia, aunque elevado peso.

En ambos casos, sea cual sea el tipo de plato, el operador exige que sean de fácil limpieza y lavado, resistentes a temperaturas de hornos y con un esmalte que evite rayados o mellas. Tampoco se renuncia a los puntos cardinales que deben imperar para ellas: durabilidad, estética, funcionalidad y color.

Los fabricantes nacionales, que han encontrado en la hostelería una salida a la competencia internacional en el mercado del hogar, se deshacen en actuaciones en materia de innovación, diseño y calidad. Buscan alianzas con chefs mediáticos, los cuales con su capacidad creativa posibilita la aparición de nuevos productos, tales como la porcelana en miniatura que, además, suple el servicio de parte de la cubertería.

Tanto las tapas como los buffets y los banquetes han despertado la demanda de cubiertos-platos funcionales y seductores, además de estar asociados a una preparación. La cocina de autor supone, pues, ofertar diseños propios no convencionales y a veces tremendamente minimalistas.

De esta forma, en el mercado se encuentran pues soluciones plurales donde elegir, procedentes de fabricantes nacionales pero también abundante oferta de importación que, empujada por los distribuidores y centrales de compras, permite elegir los modelos que se ajusten más al concepto de negocio y al tipo de servicio. l