Autogrill implanta la tecnología de Gunnebo para el cobro en efectivo

Autogrill ha confiado en Gunnebo para actualizar los procesos de gestión de efectivo en los locales de restauración que opera en la Estación de Chamartín, entre los que se encuentran franquicias como Rodilla, Gambrinus o conceptos propios como Spizzico, instalando nueve máquinas de cash management SafePay.

Con las máquinas SafePay, ubicadas en el área de cobro de cada restaurante, se automatizan los pagos sin que los empleados tengan que gestionar el cobro y el cambio de los clientes, agilizando este momento sin que se produzcan colas y mejorando la atención al cliente.

El objetivo de Autogrill y Gunnebo es dotar a este tipo de infraestructuras de la eficiencia y la inmediatez que requieren, como es el caso de la estación de tren de Chamartín y sus viajeros, para los que los tiempos de espera son determinantes.

Además, la relación estratégica entre Gunnebo y Madisa, empresa que provee el software de venta a Autogrill, ha sido clave en el éxito de este proyecto. En concreto, Gunnebo ha instalado un total de nueve unidades SafePay en los restaurantes de Chamartín, Rodilla, Gambrinus, Spizzico y Ciao, además de la solución CDS Secure Plus de back office.

La recaudación del día de cada unidad SafePay es descargada en la solución de depósito con grado de seguridad CEN IV CDS Secure Plus, una forma de trabajo segura que permite que nadie pueda acceder al efectivo en todo el proceso; obteniendo una trazabilidad completa del movimiento del efectivo y pudiendo consultar esta información en tiempo real mediante la plataforma de software CashControl.  Este sistema, en su conjunto, es lo que se entiende como ciclo cerrado de efectivo.

Gracias a SafePay, Autogrill ha conseguido reducir en un 65% el tiempo dedicado a labores de gestión de efectivo como, por ejemplo, la preparación de fondos de caja, la eliminación de los cambios de turno y las retiradas parciales o el conteo manual de la recaudación y cierre de caja al final del día.