B-Hotel de Barcelona abre su terraza

Cada día, de siete de la tarde a doce de la noche, los visitantes podrán disfrutar de las vistas de Montjuic mientras se degustan tapas o cócteles en un ambiente de diseño minimalista. Además, el hotel ha creado su propio drunch, un aperitivo entre la comida y la cena que incluye: tapa de embutido ibérico, quesos nacionales, pan con tomate, anchoas de la Escala, pimientos de Padrón y una copa de vino blanco, tinto o cava a un precio por persona de doce euros.