Bar Trikini, análisis de concepto

Por Raquel Lora

Hace unos meses hice una inmersión en el concepto que había desarrollado Balfegó en la Tunateca Balfegó, donde hacía hincapié en los buenos resultados que ofrece una marca gastronómica cuando se trabaja en base a un concepto.

Trikini 0

Y es que antes de ponernos manos a la obra, es necesario realizar un estudio pormenorizado de todos los factores y elementos que intervienen en el proceso del propio desarrollo del concepto; de forma esquemática y si quieres establecer tu concepto de marca, te recomiendo que sigas los siguientes pasos:

  • Determinar de forma muy precisa quién es tu audiencia o público objetivo (después comentaré el caso de Bar Trikini).
  • Realizar un análisis exhaustivo del mercado.
  • Definir el posicionamiento que tu marca tendrá en el mercado.
  • Cuál es tu historia y cómo puedes integrar en ella al público (Storybrand).
  • Definición del logotipo y slogan.
  • Determinar el diseño y todos los elementos visuales que acompañarán a la marca.
  • Integrar de forma óptima los elementos tangibles e intangibles para conseguir una armonía entre ellos.

Esencia de una marca

Además de este proceso, es necesario que toda la esencia de la marca, su visión, valores, misión se vean reflejados en una idea que conducirá al propio concepto y realizar un ensamblaje 360 de todos los elementos para que cobre sentido.

Bajo mi punto de vista y para que un concepto esté 100% alineado con la marca, se debe reflejar muy bien cómo es el espíritu de las personas que están detrás de ella; es decir, para mí lo que nos cuenta una marca y su carácter, debe ser el reflejo de las personas que la crean.

Una vez realizada esta introducción, ¡viajamos a Bar Trikini!

El Bar Trikini se encuentra en el corazón de Poblenou, en Barcelona, un distrito donde se siente la auténtica vida de barrio que se mezcla con las empresas más vanguardistas del panorama europeo y mundial.

Adentrarse en Trikini es rememorar aquellos veranos de los 80’ y de los 90’. Es respirar verano, es recordar al famoseo que roza lo “casposo” del panorama español y en definitiva es sumergirte en un ambiente de playeo y chiringuito brutal.

trikini 2

El alma de Trikini

Hablo con David, una de las tres almas de este nuevo fichaje en Poblenou y me explica cómo nació todo, la esencia de Trikini y algunas cosillas más.

Antes comentaba cuánto de importante es reflejar el espíritu de las personas que están detrás y no hay mejor ejemplo que lo que ocurre en Trikini. Por aquí me gustaría empezar.

David ha viajado por numerosos países a lo largo de su vida y vivido muchos años en Ibiza; me atrevería a decir que es la isla mediterránea por excelencia cuando, al nombrarla, se te vienen  a la cabeza muchos conceptos: sol, atardeceres, Mediterráneo, playa, chiringuito, risas, pasarlo bien, relax, amigos… entre otros muchos.

David es ese alma playera, ese momento de distensión, de estar relajado, de dejar el tiempo pasar, de estar con los amigos… para mí y partiendo de esta idea, este es el alma del concepto que se ha creado en Trikini.

Cuando entras en Trikini ya respiras ese buen rollo, escuchas esa buena música  y te trasladas a esos veranos eternos, entras en tu momento de desconexión, con un  guiño al famoseo casposo de los ‘80 y 90’ y todo esto consolida su identidad.

trikini 1Teniendo clara la idea que quería transmitir David y sus socios, consideramos este el punto de partida para ir dándole forma poco a poco a Trikini.

¿De dónde surge Bar Trikini?

Trikini: Bikinis y Martinis, es un guiño al clásico “bikini” de Barcelona pero elevado al “Tri”: 3 socios, 3 plantas en el Bar y esa vuelta de tuerca que eleva del “Bi-kini” al “Tri-kini” donde estos 3 mosqueteros tienen claro su público objetivo: gente de más de 30 años que sepa valorar un producto de calidad, esté dispuesto a pagarlo y que entiendan ese puntito retro que se respira en el ambiente.

En Trikini comes bikinis y bebes cocktails. Bikinis, eso sí, elaborados con productos de mucha calidad con ingredientes premium como la burrata ahumada, el salmón ahumado, el queso de Mahón o la porchetta (aquí notamos claramente las raíces italianas de David) que, como sabes, no dejan indiferente a nadie.

Y acompañas tu bikini con tu buen vermut, tu Aperol o alguno de sus clásicos cocktails playeros y, sin darte cuenta, ya te has sumergido en ese ambiente relajado de donde surge la idea.

Elementos tangibles y decoración del local

Todos los elementos que rodean a Trikini se empapan del concepto, desde los colores, hasta las cartas o las servilletas de las mesas. Y esto se nota al entrar.

Lo físico

Unas grandes cristaleras que se abren en el buen tiempo, dejan entrever desde la calle todo el ambiente de Trikini; una vez dentro diferentes elementos, alineados con el concepto, te van impactando visualmente:

  • Gama cromática que juega con el granate y amarillo intenso rememorando ese toque retro que se impone en Trikini. Todo el bar está impregnado de estos tonos, desde las paredes, hasta el suelo, pasando por las cortinas o alguna salpicadura en las mesas.
  • Elementos decorativos como recortes de fotografías de los ‘80 con las típicas mujeres enfundadas en los bikinis y bañadores de entonces se mezclan con flotadores móviles de piñas, taburetes tapizados con telas playeras, vinilos en las paredes o los clásico servilleteros de los bares de siempre. Simplemente es genial.
  • Mobiliario, donde se entremezclan taburetes con barras, mesas donde compartir o mesas individuales, todo ello salpicado de dorados y granates, mimbre y cojines playeros
  • Barra y fondo de barra, arropada ésta por un gran luminoso retro donde anuncian el cockatil y el sándwich del mes, que a mi particularmente este luminoso me recuerda a alguna antigua churrería o bar de barrio de los ‘80.
  • Producto de primera calidad incluyendo ese apoyo al comercio local, en este caso del vecino horno Cruixent. Platos que recuerdan a cestas de pan con el sello inconfundible de Trikini en forma de pegatina y el nombre de tu sandwich.
  • Personal que transmite la esencia del concepto. Fresco, informal, cercano y justo David me explicaba cuánto de importante es esta parte para él.
  • Cartas, con icónicas imágenes de portada como Belén Esteban o la Reina Isabel II
  • Bañadores y camisas que se venden en el local. No las típicas camisas, ya te imaginas el rollo, ¿no?

Elementos intangibles en el local

Tan importantes o más que los elementos tangibles.

  • Ambiente relajado, distendido, playero. Vienes a pasarlo bien, ¡disfruta!
  • Música, en algunas ocasiones, con DJ’s invitados y de normal sonando éxitos de los ‘80-’90.
  • Mensajes, generando impactos memorables; desde alguna frase en las paredes, hasta el naming de los platos y cocktails, encontrando algunos tan ingeniosos como el Jesulín, el Berlusconi o el Quesús Gil y cocktails como el Pareo o el Sevillano.

Lo digital

Una de las cosas que me ha gustado mucho de Trikini es cómo han sabido plasmar todo el concepto en la parte digital.

Una web muy sencilla pero cargada de mensajes que arropan al concepto. Gama cromática idéntica a la identidad generada en el local o el impacto con los mensajes con solo algunos de los puntos a destacar de la misma.

Mensajes que hacen alusión a La Macarena, King África o la Crema Nivea acompañados de fotografías tipo “recortes” de Jesús Gil, Ana Obregón o Julio Iglesias que se mezclan con una muestra del producto: bikinis y cocktails premium.

logo trikini2El logotipo, donde han sabido plasmar a la perfección esa oda a las braguitas de bikini retro, más subidas y grandes que lo que encontramos en la actualidad y que a su vez, utilizan de isotipo de la marca, sin ir más lejos, en las pegatinas a la hora de servir los sándwiches o en sus redes sociales.

Redes sociales, donde encontramos fotografías de producto y del local, mezcladas con esas fotos retro con imágenes por ejemplo de algún anuncio de Frigo o imágenes incluso en blanco y negro.

La comunicación de Bar Trikini

Bajo mi punto de vista, en Trikini han sabido comunicar de forma muy interesante la esencia de la marca. No siempre es fácil. A veces hay grandes conceptos que no se saben comunicar y se queda simplemente ahí, sin más.

Su tono, su voz, el lenguaje,  el transmitir su ambiente y su esencia tanto a nivel físico como a nivel digital es parte fundamental del trabajo de construcción de la marca. ¡Ahora te toca a ti!

Ya para finalizar y como dicen en su propia web: “Trikini es la copa bien cargada del chiringuito y los posados de Ana Obregón. Trikini es la pelota de playa Nivea y la noche que confundió a Dinio. Trikini es tu abuela piripi y también las Mamachicho. Trikini es el verano de tu vida y el sandwich de tus amores. ¿Te lo vas a perder?”.

Imágenes cedidas: Raquel Lora