Barcelona se prepara para recibir más cruceristas que nunca

El puerto de Barcelona batirá este año sus récords de cruceros con más de 770 escalas confirmadas, números que, hasta ahora, conllevan entre 1,5 y 1,6 millones de cruceristas que casi con garantía pasarán –embarcarán o desembarcarán, aunque sólo sea por unas horas- por la ciudad condal.

El incremento previsto respecto a la anterior campaña es del 10%, pero si algún operador amplía a lo largo de la temporada su capacidad, esta cifra podría aumentar. No en vano, según explicó Jaume Aleu, codirector de Un Mundo de Cruceros, principal touroperador del sector en España, “los crecimientos van entre el 15% y el 20% desde hace cinco años”. Estas cifras corroboran la importancia de la capital catalana y su puerto, punto de desembarco vital de los cruceros más importantes de Europa. De hecho, Barcelona ha vivido un imparable crecimiento de este tipo de viajes en los últimos diez años. Los 277.000 cruceristas de 1996 se doblaron en 2001 y alcanzaron el 1,4 millones en 2006. El tirón turístico de la ciudad, los buenos servicios del puerto, su ubicación privilegiada y su oferta de ocio y gastronomía, han convertido Barcelona en un destino muy demandado.

Otro de los motivos de este incremento de pasajeros es la desestacionalización, ya que los cruceros ya no se limitan a las temporadas estivales, sino que abarcan todo el año. El pasado mes de octubre de 2006 la cifra de cruceristas que pasaron por Barcelona fue casi tan elevada como la del mes de agosto (212.000) e incluso en noviembre hubo casi 90.000 viajeros.

También ha evolucionado la edad media de los cruceristas, que ha pasado de los 70 a los 50 años. Esto conlleva un cambio no sólo en el perfil del cliente de los cruceros, sino también de sus gustos y costumbres. Preferencias que se notan también en la oferta de cruceros, más adaptados a un perfil familiar o incluso juvenil. Precisamente, Un Mundo de Cruceros, que representa a seis empresas del sector (Carnival, Go Barging, Cunard, Crystal Cruises, Princess Cruises, Orient Lines, Fred Olsen Cruises, Seabourn, P&O Cruise Lines, Holland America Line, The Yachts of Seabourn, Thomson Cruises, Star Cruises, SeaDream Yacht Club, Viking KD, Windstar y Star Clippers) tiene como objetivo ofrecer un crucero para cada tipo de cliente –incluso ha incorporado los cruceros para niños-. La compañía espera para este año vender sus viajes a 15.000 pasajeros en España y lograr una facturación de quince millones de euros.

Buques espectáculo
Los seguidores de los grandes barcos podrán ver este año en el puerto de Barcelona al gigantesco Freedom de Carnival, que releva al Liberty; al nuevo Princess Emerald, para 3.600 pasajeros, que llegará el 29 de mayo; y al también nuevo Norweggian Gem, que a partir de octubre ofrecerá rutas desde el puerto barcelonés con su nuevo concepto de “cruceros a su aire”, sin horarios y con mucha flexibilidad de servicios. Tampoco faltarán los grandes trasatlánticos, Queen Mary II y Queen Elisabeth II, con escalas en primavera y verano.

Las cifras de restauración en el Queen Mary II
Precisamente, estos buques, considerados de los más lujosos del mundo, cuentan con unas cifras “de lujo”. La cocina del Queen Mary II tiene 1.500 metros cuadrados de superficie, y trabajan en ella unos 300 cocineros en tres turnos, para poder dar servicio a una media de 3.500 pasajeros. En estas cocinas se elaboran todas las comidas e incluso se elabora el pan y la pastelería. En estos barcos los viajeros cuentan con pensión completa y servicio de habitaciones de 24 horas, incluso algunos restaurantes y bares permanecen abiertos todo el día, lo que conlleva que puedan alcanzarse los 12.000 o 15.000 servicios diarios. l
Itzel de Gayán