‘BAUZÁ & H2O’ apuesta por su carta de agua mineral ‘con pedigree’

“Los clientes demandan este servicio, aunque está claro que muchos no lo hacen porque la hayan probado antes y les encante, sino que simplemente el envase a veces les atrae y después se lo llevan a casa”, asegura un portavoz del establecimiento.

Esta idea surgió con motivo de dar un servicio más cliente en el restaurante del hotel, aunque la carta ha ido creciendo hasta llegar a las trece botellas que se pueden ver en su carta con un fondo azulado y gotas refrescantes de agua. “Es algo que ya lleva muchos años en otros restaurantes de Europa y que los comensales lo demandan, aunque es difícil pensar que a priori pueda haber gente que distinga verdaderamente entre un sabor y otro”, apunta Ernesto Hinojal, jefe de cocina del hotel.

Son botellas de agua mineral que oscilan entre los 1,9 euros, la más barata, como la archiconocida Vichy Catalán, bajo la sugerencia en la carta de “equilibrar 27 minerales energéticos, ser refrescante, vital y reducir el colesterol”.

Otras, sin embargo, llaman la atención por su envase, que es el que consigue que un cliente la demande. Es el caso de la famosa botella Voss, de Noruega, presentada como “muy ligera” y “posiblemente el agua más pura del mundo”. Se trata de un diseño de envase realizado por Calvin Klein, que más que agua mineral parece que su interior esté ocupado por un lujoso perfume de la marca de este diseñador. El formato de ? de litro se vende a un precio de siete euros, mientras que el de medio litro cuesta cinco euros.

Algunas de estas botellas pueden hasta presumir de haber ganado un premio al mejor diseño de botella, en este caso, el British Galss Award. Hablamos de la marca Decantae, con un agua que proviene de un manantial situado a trescientos metros sobre el nivel del mar. También Evian saca todos los años un envase de edición limitada que se puede adquirir en el hotel por diez euros. Para los responsables del hotel “es también un modo de atraer al coleccionista”.

Además, hay otros envases que vienen de países tan dispares como es el caso de la región irlandesa de Limerick o de la Alsacia. En el primer caso, su marca se denomina Nash´s, “con un sabor agradable y una mineralización media”, según reza la etiqueta de su botella. El segundo caso se refiere a la Wattwiller, cuya procedencia nos lleva al Parque Nacional Ballons des Vosges. Incluso su envase afirma que sus aguas están protegidas por una capa natural de arcilla, “es muy pura”, termina indicando en éste.

Pero, ¿qué es lo más determinante para seleccionar una u otra marca en el mercado? En Bauzá saben que el marketing juega un papel importantísimo a la hora de decantarse por una u otra. Por eso sus responsables eligen en muchas ocasiones según los envases que presentan, aunque siempre hay que conseguir una carta con un agua mineral variada, es decir, de países diferentes. A veces utilizan Internet para buscar y conseguir nuevas botellas. l