Francisco Blanco, Bezoya: “Queremos marcar un antes y un después en la forma de consumir agua en hostelería”

Con la llegada del verano, Bezoya, de Pascual, llevaba a cabo dos innovaciones mediante las cuales la marca se reinventaba a través de dos nuevos modelos de negocio: agua mineral natural en grifo para hostelería y dispensing de agua en máquinas vending. Estas innovaciones se asientan sobre cuatro pilares fundamentales para la marca: creación de valor a la categoría, sostenibilidad medioambiental, seguridad alimentaria e información veraz al consumidor.

Bezoya fran blanco
Francisco Blanco, Marketing Manager de Bezoya.

La piedra angular de estos dos nuevos modelos de negocio es su formato en caja 100% reciclable y sobre ellos hemos hablado con Francisco Blanco, Marketing Manager de Bezoya que exponía que “Somos líderes en la categoría de agua y entendemos ese liderazgo no solo como ser aquélla marca que vende más que el resto, sino la que también marca un camino y desarrolla una innovación que aporte valor a la categoría, que sea diferencial y se adapte a las necesidades de tanto de clientes como de los consumidores”.

Las dos innovaciones

Por una parte, la marca ha lanzado su Agua mineral natural en grifo para hostelería, con la que se pretende ampliar la manera en la que se consume el agua en bares y restaurantes con su nuevo lanzamiento: un grifo para dispensar agua de mineralización muy débil en el propio establecimiento. Por otro lado, está el Dispensing de agua mineral natural en máquinas vending: Bezoya ha presentado también un nuevo concepto para el acceso al agua mineral natural en una máquina expendedora. En este nuevo modelo único en España, el agua se sirve directamente desde la máquina, pudiendo el consumidor elegir la cantidad y el recipiente que utiliza; reduciendo, de esta manera, el uso de envases no reutilizables.

“Lo que hemos hecho es desarrollar equipos diferentes para cada uno de nuestros canales, que entendemos que tienen comportamientos distintos. Por una parte, está el grifo que puede encajarse dentro de los establecimientos de hostelería: esperamos estar en las barras, con un modelo que se pueda adaptar a las necesidades de un establecimiento, donde el espacio es súper valioso y cuánto menos ocupes, mejores resultados tendrá el hostelero”, dice Francisco Blanco que añade que “El sistema de vending es distinto, primero porque ya no está ese hostelero de por medio: tienes una relación directa con el consumidor, que se aproxima a un punto concreto para tener un acceso al agua”.

Economía circular

Precisamente el nuevo modelo de vending tiene un gran potencial de expansión, según creen desde la firma, pues las máquinas vending de agua Bezoya se ubicarán en centros comerciales, estaciones de transporte público, parques temáticos, oficinas, aeropuertos o en la calle, cubriendo una necesidad cada vez más demandada por los consumidores: poder reutilizar sus propios envases, fomentando la Economía Circular.

bezoya innovaciones
Nuevos grifo y máquina de vending de Bezoya.

“Según el uso que le vaya a dar el cliente se puede adaptar un modelo u otro. La máquina de vending funciona como todas, solo que, en vez de dispensar botellas, dispensas una recarga de agua para tu botella reutilizable. Donde encaje una máquina de vending, podrá encajar este tipo de modelo. Por ejemplo, en el caso de las colectividades, si existe una zona en la que el consumidor se pueda servir él mismo, pues podrá instalarse tanto la máquina como el grifo, por ejemplo”.

De este modo, como también explica Blanco, las expectativas que se tiene desde la marca sobre los nuevos lanzamientos son “muy altas. Se trata de modelos muy novedosos. Primero porque son de agua mineral natural y eso los hace únicos en cuanto a las propuestas que hoy están activas en la hostelería y, segundo, porque pensamos que tienen muchas ventajas para el hostelero; porque no hay una logística inversa con lo que ahorra mucho espacio, se simplifica la gestión, se reducen los tiempos de reposición, se reduce el consumo de energía porque no es necesario tener neveras que estén enfriando las botellas de agua y, al final, eso se traduce en comodidad y ser un modelo muy sostenible. Además, le permite al establecimiento incluir elementos que son diferenciadores y de calidad, que creemos que pueden ayudar a potenciar tanto su propia imagen como la nuestra. Por eso entendemos que es muy relevante para ellos y muy diferenciador. Las expectativas pasan por marcar un antes y un después en la forma de consumir agua en hostelería. Confiamos en que la respuesta sea buena”.

Objetivos medioambientales

Bezoya caja 12 litros
Caja de 12 litros de Bezoya.

Cabe señalar también que, este año, Bezoya dejará de utilizar plástico virgen en sus botellas. Todas las botellas de la marca de agua mineral natural estarán fabricadas con plástico 100% reciclado (rPET); es decir a partir de otras botellas. Así, Bezoya reutilizará 7.000 toneladas de plástico, lo que equivale a alrededor de 280 millones de botellas de agua de 1,5 litros; y evitará la emisión de 11,1 millones de KgCO2e a la atmósfera, es decir, el equivalente al combustible empleado por más de 5.350 coches estándar diésel durante un año o el consumo eléctrico usado por 6.672 hogares españoles.

Pascual y Bezoya llevan el compromiso con el planeta en su ADN y siguen trabajando por ofrecer soluciones innovadoras para beber agua de mineralización muy débil de manera sostenible.

“La neutralidad climática es uno de los grandes objetivos de todas las empresas y, para nosotros como marca muy preocupada por todo esto, no puede ser de otra manera. Es verdad que llegar a esa neutralidad climática pasa por un ejercicio de honestidad con nosotros mismos, porque al final se trata de medir y cómo midas puede cambiar un poco la fotografía. Actualmente lo que estamos haciendo es un análisis del ciclo de vida de nuestro producto, muy profundo, muy riguroso y, a partir de ahí, podremos marcar una hoja de ruta clara y con unos objetivos concretos”, afirma Francisco Blanco.

Imágenes cedidas: Calidad Pascual