Biocenter, el decano vegetariano en Barcelona

Ubicado a dos pasos de las Ramblas, en la calle Pintor Fortuny, este restaurante ha evolucionado al son de los tiempos, pero siempre sin perder su rumbo: apostar por la alimentación saludable y vegetariana. Esto incluye, también, que gran parte de sus materias primas sean ecológicas.

Teresa Do Carmo es la fundadora de este espacio, al que a ella le gusta recordar que es cultural, puesto que en él también se dan cursos de baile, exposiciones de pintura y escultura, etc. De hecho, es su filosofía vital la que recorre cada uno de los rincones del local. Pero esta portuguesa de nacimiento, aunque barcelonesa de adopción, cuenta con una larga experiencia en los derroteros vegetarianos y de la vida sana.

Origen en Vida Sana
Su historia se remonta a la época hippy de los años 70. Fue cuando aterrizó en España. Ella era una veinteañera que se empezó a sentir atraída por el proyecto Vida Sana, que en ese momento justo se gestaba. El movimiento fue fundado finalmente en 1974 por un grupo de consumidores (entre ellos Teresa Do Carmo) preocupados por la contaminación del medio ambiente y de los alimentos que consumían, que se asociaron para promover la agricultura ecológica. Teresa Do Carmo, en paralelo, empezó a abrir tiendas de productos bio, Comme Bio. “Me sentía como una predicadora, porque todo lo que hacía era pensando en divulgar los preceptos de Vida Sana a una sociedad que por aquel entonces desconocía mucho todo esto; y tengo que decir que, con el tiempo, se fue generando una gran confianza en mí: empecé a hacer los primeros clientes fieles”, recuerda Do Carmo, quien insiste en que “todo lo que he hecho ha sido desde la convicción personal y desde la seriedad”. Las tiendas Comme Bio se multiplicaron con franquicias. La tienda piloto estaba ubicada en Vía Laietana y llegó a tener cuatro locales, dos en Barcelona y dos en Madrid. Pero en 2002, llegó un fondo suizo y adquirió la mayor parte del negocio. “Mi intención era que se convirtiera en una gran cadena, por eso lo vendí, pero nunca me imaginé que acabarían cerrando todos los locales. Ahí se truncó mi espíritu de divulgación”. De todas formas, en paralelo, la restauradora había iniciado otros negocios, entre ellos, otros restaurantes vegetarianos, una panificadora de panes ecológicos, una empresa de pinturas ecológicas…
Entre esos negocios, hace 20 años inauguró en la calle Pintor Fortuny el restaurante Biocenter, un restaurante que ha pasado por dos ubicaciones de la misma calle y que en 2004 sufrió una reconstrucción total. “Compramos el local y pudimos hacer unas obras que nos facilitaron la labor, ya que ubicamos la cocina al final y ganamos espacio”, cuenta la empresaria. El establecimiento, de 260 metros cuadrados y con capacidad para unos 100 comensales, está decorado por la propia Teresa Do Carmo y sus hijas, continuadoras del negocio (especialmente la mayor, Sofía Sunsais). De aire bohemio, resulta confortable y acogedor, con una estética alejada de la frialdad de otros locales vegetarianos. “Hemos intentado hacer todo lo posible para que sea un local sostenible: con muebles reciclados en algunos casos, con pinturas ecológicas –precisamente, de Keim Eco Paint, que Teresa Do Carmo fundó-, con maquinaria eficiente, etc”. En estos momentos son unos 15 trabajadores, cinco de ellos en cocina; y el ticket medio es de unos 10 euros al medio día y de unos 15 por la noche. La carta es exclusivamente vegetariana, apta para veganos, ovolácteos, crudívoros y macrobióticos. Las recetas son exclusivas, la mayor parte del recetario creado por la propia Teresa.

Pioneros del movimiento vegetariano
“Nos sentimos los pioneros de una corriente que ahora empieza a despuntar. Nosotros nos abastecemos de proveedores de toda la vida, con los que llevamos muchos años, aunque ahora hay más oferta de productos bio. Son los que más cuesta de encontrar –sigue Teresa Do Carmo-, sobre todo en producto fresco, ya que los precios se disparan y nosotros no queremos aumentar el precio medio. Es por este motivo que estamos intentado autoabastecernos: tenemos una finca en el Maresme en la que cultivaremos nuestros propios vegetales biológicos, porque la solución para no tocar los precios de la carta es evitar los intermediarios”.

El restaurante Biocenter, de hecho, ha llevado en todos estos años una trayectoria impecable. Pionero en su tiempo, ahora es uno de los veteranos y cuenta con la confianza de muchos clientes fieles. Ahora, Teresa Docarmo empieza a dejar la gestión en manos de su hija Sofía, aunque sin abandonar del todo el timón. “Nos han ofrecido muchas veces franquiciar, pero necesitaría una buena colaboración”, destaca la restauradora, quien a su vez, recuerda que en Barcelona han proliferado los locales vegetarianos, “muchos de ellos copiando a Biocenter”, pero muchos han acabado cerrando, porque “este negocio hay que hacerlo desde la convicción personal, no para exclusivamente hacer negocio”.

Preguntar a Teresa Do Carmo por su futuro puede ser toda una aventura. Dedicada ahora a su restaurante y al Network Marketing, no descarta abrir más negocios (de hecho está esperando a que amaine la crisis para tirar adelante una empresa de bioconstrucción). “Soy una impulsora, cuando abro un negocio y lo dejo funcionando bien, los paso a otros. Ahora creo que estoy en la nueva tendencia de negocios, las redes de mercadeo y de salud”, concluye la empresaria. JIsabel Acevedo