Boqueat, takeaway urbano de croquetas frescas

El pasado mes de enero abrió sus puertas en Madrid la primera tienda de Boqueat, un nuevo concepto de takeaway ideado por cuatro jóvenes emprendedores que pivota sobre la croqueta fresca de calidad.

Javier Mesa

El formato takeaway de Boqueat ha nacido con una fuerte carga de diseño joven y urbano.
El formato takeaway de Boqueat ha nacido con una fuerte carga de diseño joven y urbano.

Su modelo es muy sencillo. Cuentan con un obrador en Las Rozas (Madrid) donde cada día se preparan sus especialidades de croqueta fresca y salsas de acompañamiento. Luego, se despachan en su pequeño local de la calle Víctor Hugo del barrio de Chueca, bien frescas para llevar a casa y freírlas, o fritas para llevar o comer al momento.

Uno de sus socios, Peio Abeberry, nos recibe y explica su proyecto. “Hace ocho meses nos juntamos tres amigos franceses (Peio, Damien Aguerre y Michael Montredon) y uno de Palma de Mallorca (Daniel Pacheco), de 25 años, procedente cada uno de ámbitos diferentes (negocios, comunicación, diseño) y que pensamos en trabajar juntos en un proyecto gastronómico. Tras dar unas cuantas vueltas nos decidimos por la croqueta, una especialidad tradicional y muy versátil”.

Peio Abeberry, uno de los cuatro socios fundadores de Boqueat. Foto: ©Javier Mesa / Restauración News
Peio Abeberry, uno de los cuatro socios fundadores de Boqueat. Foto: ©Javier Mesa / Restauración News

Lejos de entrar en competencia con otros modelos más tradicionales, estos cuatro socios decidieron diferenciarse aportando a este icono de la gastronomía española otro enfoque. A través del formato takeaway, Boqueat nació como un concepto urbano, fresco, accesible y con ingredientes de calidad garantizada por su procedencia, explica Peio: “jamón de Córdoba, quesos de Idiazábal y Cabrales, un pan rallado a diario, galletas María y Oreo para las especialidades dulces…”. Su objetivo era darle a sus croquetas un toque más gourmet y moderno a través de sus ingredientes.

Para crear sus especialidades artesanas, los responsables de Boqueat contaron con el asesoramiento de dos chefs, “uno que elaboró la croqueta inicial y las combinaciones con salsas, y un segundo que nos ayudó con los ajustes definitivos”. Este trabajo dio como resultado 12 especialidades innovadoras con sus correspondientes salsas de acompañamiento 100% naturales y frescas: jamón+ setas, hamburguesa+barbacoa, bacalao con pasas+mahonesa de piquillos, chipirón+mahonesa de algas, setas+ali-oli de miel y especias, espinacas con jamón+ali-oli de mostaza, Idiazábal+tomate y vainilla, Cabrales+chutney de manzana, pollo+chutney de mango y curry, chocolate+mermelada de frutos rojos, café+toffee de whisky y gin-tonic+limón y enebro.

La modernidad del modelo de negocio también está presente en el diseño de un packaging urbano para el takeaway en el que cada croqueta se coloca de pie junto al vaso con la salsa de acompañamiento “para poder comer mientras andas por la calle, en un parque o en la oficina… Aunque puedas comer las croquetas in situ, no queríamos ser un bar o un restaurante”. Su objetivo es adecuarse al estilo de vida de las ciudades actuales.

Los planes de futuro de esta joven empresa pasan por aprovechar un buen producto cuyo funcionamiento está asegurado y un modelo muy pensado que quieren que siga siendo propio. “Creamos Boqueat con la idea de replicar con más puntos de venta su modelo de diseño, producto, funcionamiento y distribución; incluso a través del retail, foodtrucks, corners e incluso a profesionales del canal horeca en una segunda fase. Podemos convertirnos en proveedores de croquetas. Tenemos la suerte de que nuestro modelo de negocio solo necesita una freidora, una vitrina y frío para las salsas”, resume Peio.

Se trata de un concepto centrado exclusivamente en el takeaway. ©Javier Mesa / Restauración News
Se trata de un concepto centrado exclusivamente en el takeaway. ©Javier Mesa / Restauración News