Borges reinvierte el beneficio de 2020 en la reactivación de la hostelería

En una segunda mitad de ejercicio muy complicada, por los efectos de la Covid-19, Borges International Group ha obtenido un resultado consolidado de 23,7 millones de euros, los cuales ha destinado a la reactivación de la hostelería y la restauración, así como a la generación de empleo a través de inversiones en sostenibilidad, seguridad alimentaria e innovación.

El BAI alcanzado fue de 29,4 millones de euros y el EBITDA de 37,5 millones, reduciendo su deuda hasta los 90 millones de euros. La facturación ha alcanzado la cifra de 613 millones, un 11,1% inferior al ejercicio precedente, debido principalmente a la reducción de los precios de las principales materias primas que comercializa el grupo, como son el aceite de oliva, las nueces y las almendras, efecto que aún será mayor en el ejercicio fiscal en curso.

Las ventas en mercados internacionales representan un 71% del total de su cifra de ingresos, manteniendo su peso respecto al ejercicio anterior. El elevado porcentaje de venta en el exterior se deriva de la comercialización de sus productos en 107 países a través de sus oficinas y filiales comerciales en España, Estados Unidos, Francia, Italia, Rusia, Brasil, India, China, Singapur y Túnez.

Por productos, Borges ha comercializado un total de 307 mil toneladas, de las que en valor destacan los aceites de oliva con un 41% del total de las ventas, seguidos de los frutos secos con un 29% y los aceites de semillas con un 15%, completan el 15% restante las aceitunas, vinagres, pasta de trigo duro, salsas, encurtidos, bebidas de frutos secos y subproductos (harinas de semillas y cáscara de almendra).

En 2021 Borges International Group que cumplirá 125 años de historia, suma 1.181 empleados en el mundo, lo que supone un incremento del 16% de su talento en los cinco últimos años. Está presente en 13 países, con 11 plantas industriales y 15 oficinas comerciales.

Medidas de contingencia

La actual crisis sanitaria provocada por el virus Covid-19 ha impactado de lleno a la actividad del sector de la hostelería, bares y restauración, como consecuencia de la paralización de la actividad que ha afectado directamente a la supervivencia de miles de negocios. Con el fin de minimizar las serias dificultades que ha atravesado este canal, Borges, puso en marcha el pasado mes de mayo un plan para su reactivación aplazando los cobros de la campaña de verano y con la donación, para impulsar su reapertura, de 5 millones de envases monodosis, las cuales requieren una mínima manipulación, aumentando la seguridad alimentaria y disminuyendo las posibilidades de transmisión del coronavirus, frente a otros envases que pasan de mano en mano multiplicando las posibilidades de contagio. Estas acciones han supuesto para Borges un esfuerzo económico de 10,5 millones de euros.