Brother comparte las claves para un etiquetado perfecto de productos

Afortunadamente para todos, en la gestión de la seguridad alimentaria se ha avanzado mucho. Hoy, en líneas generales, todas las empresas del sector asumen y cumplen unos principios y normas básicas para asegurar el buen estado de los alimentos, su correcta conservación y su almacenaje. Ello depende en gran medida del etiquetado que se utilice para conocer exactamente la información de cada producto.

Brother
Foto: Brother.

Otro factor que contribuye a que todo funcione y ayuda a conservar la calidad óptima de cada alimento es el cumplimiento de la legislación vigente en materia de seguridad alimentaria. Aunque a menudo parezca que es una de las tareas más arduas del negocio, muchos procesos se pueden realizar de forma más eficiente, rápida y automática.

La normativa legal existe por una buena razón: conseguir que los proveedores, los fabricantes y los consumidores de este amplio sector tengan la confianza de que los alimentos se han obtenido, almacenado, manipulado, preparado y etiquetado con total seguridad y con las mayores garantías.

Estar atentos

No se puede bajar nunca la guardia, ya que lo que está en juego es la salud de nuestros clientes. Por eso la gestión eficaz de la seguridad alimentaria es tan importante: cualquier despiste puede ponerles en peligro. Lo que no solo tendría graves consecuencias para los consumidores, sino que también sería fatídico para  la imagen y el futuro de las empresas que participan en la cadena de suministro.

Nuestro principal objetivo es minimizar los riesgos y para ello es indispensable que haya una transparencia absoluta y un control sobre el momento y las condiciones de la preparación de los alimentos, su almacenamiento y los ingredientes que contiene cada producto. Y la única forma de hacerlo correctamente es invertir en la puesta en marcha de los procesos adecuados.

Caducidad Brother
Foto: Brother

Sin embargo, es muy inquietante comprobar que muchas empresas dedicadas a la preparación de alimentos siguen utilizando etiquetas manuscritas en su sistema de rotación de existencias. Esta práctica es, para empezar, una pérdida de tiempo para el personal, que podría centrarse en ofrecer un mejor servicio. Además, origina un desperdicio innecesario de alimentos. Y lo peor de todo: tiene un alto margen de errores que podrían poner en riesgo a los clientes y al propio negocio.

Estar al día

En el proceso alimentario hay que estar pendientes de muchos aspectos. Aunque se encargara de todos ellos el empleado del mes, es muy difícil que todo salga a la perfección. Por muy profesionales que sean, no se les puede pedir a los empleados que controlen la temperatura de los equipos de refrigeración, que escriban cientos de etiquetas a mano, que mantengan el papeleo al día… y, al mismo tiempo, se concentren en lo que mejor saben hacer, que es preparar los alimentos y atender como es debido a los clientes.

Brother no cesa de desarrollar diferentes soluciones para facilitar la gestión de este tipo de negocios. En todas las etapas: desde el etiquetado de alimentos en las cocinas o la gestión de stock, hasta el proceso de interacción con el cliente y el pago del producto o servicio prestado. También ha elaborado un completo informe sobre la trazabilidad en el sector alimentario y los retos actuales que supone, que puede descargarse gratis aquí.

Estar en todo

La filosofía de Brother se centra en fijarse en cada detalle, entenderlo, estudiarlo y proponer soluciones integrales para el etiquetado de alimentos de todo tipo, hasta los procesos más complicados, engorrosos o potencialmente inseguros.

BrotherCon las impresoras de etiquetas Brother de la serie TD, se puede imprimir toda la información clave del producto alimentario, incluidos los ingredientes, los alérgenos y las fechas de caducidad. En algunos modelos, el personal puede imprimir las etiquetas incluso de forma remota, desde cualquier dispositivo móvil Android o tableta conectados de manera inalámbrica al equipo.

La impresora produce etiquetas a medida, con la información exacta de cada producto – incluida la fecha y la hora de preparación –, con solo pulsar un botón. La posibilidad de configurar un inicio de sesión personalizado para cada empleado también garantiza un mayor nivel de responsabilidad.

Todo en orden

Allí donde es necesario un etiquetado fiable y duradero, ya sea en la cocina, el almacén o en el punto de venta, para productos frescos o alimentos preparados, las impresoras Brother son la herramienta perfecta para que no se nos escape nada, superar con confianza los estándares establecidos en la normativa, y poder ofrecer a los consumidores la seguridad de que los alimentos que compran están etiquetados de forma correcta y precisa para proteger su salud e integridad, así como la buena reputación de las empresas. Más información en brother.es.

¡No te pierdas esta charla de Brother y Andy en Foodservice Talks!