Buenos resultados y mejores expectativas entre el colectivo gallego

Las principales empresas gallegas de restauración consideran que dos mil seis ha sido, en líneas generales, un año próspero (aunque con alguna reserva), y aguardan que esta etapa de bonanza tenga continuidad el próximo ejercicio. Las que muestran mejores resultados son las firmas de última generación, aquellas con una antigüedad que no supera los cinco años, mientras que las más veteranas presentan recorridos al alza algo más discretos. La cuenta de resultados más boyante llega de la viguesa Pizza Móvil que cerró el pasado año con unas ventas de algo más de veinticuatro millones de euros y con la apertura de diez nuevos establecimientos, repartidos en lugares tan distantes como La Laguna del Duero, en Valladolid, Oviedo, Elche, Vigo, Guadalajara o Tarragona, por citar sólo algunos. “Dos mil seis ha sido un año bastante satisfactorio para Pizza Móvil”, señala el director comercial, Jorge Pallares. “Hemos cerrados el año con setenta y una tiendas, lo que supone un dieciséis por ciento más que el pasado ejercicio y la facturación se ha incrementado un doce por ciento. A nivel Galicia hemos afianzado nuestra posición como empresa líder en la comunidad”. Con este balance, el propio Pallares no duda a la hora de afirmar que dos mil siete puede seguir la misma tendencia que el año recientemente finalizado. “Las previsiones de crecimiento vienen marcadas por mantener el mismo ritmo de aperturas que en dos mil seis y aumentar la cifra de facturación en un nueve por ciento”.

Más moderación es perfectamente observable en su homólogo de Gasthof, empresa decana, que en dos mil seis celebró sus treinta años de existencia. Florentino González muestra una satisfacción menor y culpa a la entrada en vigor de la Ley Antitabaco de haber perjudicado el desarrollo de los establecimientos Gasthof. “Especialmente los meses de setiembre, octubre y noviembre mientras realizamos las obras de adecuación a la Ley”, explica. Pese a la 'intromisión´ de la actividad legislativa en el quehacer diario, el grupo gallego ha crecido un cinco por ciento respecto a dos mil cinco y ha alcanzado unas ventas por importe de casi diez millones de euros. “Es la tónica de los últimos años, explica Florentino González. Crecemos a ritmos del cinco por ciento anual”. Para este año que acaba de iniciarse el primer objetivo de Gasthof está fijado en el próximo mes de marzo cuando inaugurará en el Centro Comercial Pontiñas, en Lalín (Pontevedra) un nuevo local que hará el número once de las cafeterías-restaurantes Gasthof existentes en la comunidad gallega.

Crecimiento sorprendente</b<
Una de las últimas incorporaciones al panorama de empresas de restauración existentes en el noroeste peninsular, y también una de las que ha experimentado crecimientos realmente sorprendentes es Giste Cervecera, la empresa participada por el Grupo Hijos de Rivera. Y aunque a nivel financiero Giste cuenta con la protección que le proporciona la empresa matriz, “lo que nos ayuda a crecer de manera sólida”, puntualiza el gerente de Giste, Manuel Rodríguez Calviño, en sus cuatro años de vida ha dado muestras evidentes de la seriedad del proyecto. La idea inicial fue dotar de estabilidad a la compañía y una vez logrado el objetivo comenzar a crecer en la mitad norte de la Península para, a continuación, iniciar el descenso hacia la meta final: Madrid. A la apertura en León de su primer establecimiento fuera de Galicia le sigue este mismo mes de enero un nuevo local en Burgos. “Dos mil siete va a ser el año de penetración en Madrid. Confiamos en que entre este y el próximo ejercicio podamos contar con cuatro o cinco restaurantes-cervecerías”. Las previsiones, sin embargo, no se agotan ahí. Según Manuel Rodríguez las expectativas de crecimiento, siempre sin el recurso de la franquicia, pasan por disponer de treinta o treinta y cinco locales antes de que finalice el año dos mil doce. Por el momento, Giste Cervecera cerró dos mil seis con unas ventas de cinco millones y medio de euros.

La última de las informaciones hace referencia a Firs, la división de restauración del grupo ITC Comunicaciones, que ha logrado finalizar este año con una facturación que dobla a la alcanzada en dos mil cinco. Así, de los 450.000 euros de ventas se ha pasado a 900.000 euros. Las previsiones para los más de trescientos sesenta días de dos mil siete pasan por elevar en un veinte por ciento la última cifra y llegar a un millón setecientos mil euros de facturación, gracias también a la apertura de tres nuevos locales a lo largo de todo el año. l A.B.