Cañas y Tapas inaugura un nuevo local en el corazón de La Latina

La cadena Cañas y Tapas gestionada por el grupo multimarca Zena Alsea presenta su nuevo establecimiento en Madrid, situado en la castiza plaza del Humilladero en el popular barrio de La Latina, un barrio histórico del centro de la capital y referencia del tapeo.

Bajo el claim, ¡Manda Huevos!, Cañas y Tapas hace un guiño a la historia de España, en concreto a la dinastía de los Austrias y a su último rey, Carlos II el Hechizado, conocido por sus excentricidades y por su obsesión por comer huevos a todas horas, lo que le convirtió en un experto catador que distinguía el origen de cada huevo con solo ver su aspecto y sabor.

En aquel tiempo España no atravesaba su mejor momento por lo que Carlos II decidió enviar al Marqués de Vélez – Fernando Joaquín Fajardo – a viajar por toda la península para recaudar impuestos. Cada vez que el monarca le enviaba una carta aprovechaba para pedirle huevos y a modo de postdata le escribía la frase “Donde quiera que te halles, Fernando, manda huevos“.

Esta frase fue adquiriendo el significado actual ya que el Marqués, cuándo recibía cartas de Carlos II, repetía con ironía en alto ¡manda huevos, manda huevos! poniendo en evidencia las verdaderas preocupaciones del monarca.

Cañas y Tapas recoge tan singular testigo, aprovechando el mandato real y su pasión por este producto sano, nutritivo y versátil, desarrolla un plan de acción con dos creatividades que forman parte de una campaña de exterior, que acompañaran al nuevo establecimiento durante un mes desde su apertura, compuesto por piezas para el mobiliario urbano (autobús y marquesinas) y una peculiar pegada de carteles con la imagen del monarca grafiteado.

El nuevo local de La Latina, dividido en dos plantas, cuenta con una superficie total de 250 metros cuadrados más 40 de terraza y una capacidad para 74 comensales en el interior y 43 en la terraza. La decoración del nuevo establecimiento representa una “Ruta por España” por la que a través de diferentes símbolos invitan a un viaje imaginario por aquellos rincones a los que han acudido para rescatar recetas tradicionales de nuestra gastronomía y los mejores productos de cada región.

La decoración está cargada de recuerdos de ese viaje imaginario: paredes encaladas en color arena, cuadros de azulejos, damajuanas, redes y un mapa elaborado con ingredientes de nuestras recetas que recuerdan la riqueza de sus texturas y el origen de nuestros platos.

La nueva carta da especial protagonismo a “los huevos rotos” y se suma al concepto “hazlo tú mismo”, dando opción de elección entre 2, 3 ó 4 huevos, para romper sobre 4 tipos de bases diferentes a elegir entre: patatas fritas clásicas, patatas dos cocciones, verdura temporizada o puntillitas fritas y a combinar además entre más de 12 ingredientes diferentes, como paleta ibérica, chistorra pamplonica, solomillo de cerdo, morcilla de Burgos, panceta, picadillo de matanza, pimientos de Padrón o de piquillo, cebolla caramelizada, pisto manchego, salsa brava y crema de torta del Casar.