Carlos Pérez Tenorio, presidente ejecutivo de Foodbox: “Debemos exportar experiencia española”

Camino de cumplir cuatro años este mismo mes de marzo, Foodbox es, sin ninguna duda, uno de los grupos multimarca de referencia en el sector de la restauración organizada. Carlos Pérez Tenorio, presidente ejecutivo del grupo habló con Restauración News sobre diversos temas de interés sobre el mismo, la actualidad del sector y lo que ha de venir.

Ana I. García

carlos perez tenorio foodbox
Carlos Pérez Tenorio, presidente ejecutivo de Foodbox.

Así, el discurso de Pérez Tenorio comenzaba con la satisfacción propia de quien ve que los resultados acompañan a lo largo de los años que el grupo lleva en marcha, ya que, como manifestaba el directivo, “Comenzamos hace cuatro años con poco más de ochenta locales y hemos arrancado el 2019 en el entorno de los 200. Esta progresión nos da la seguridad de ser un grupo ya consolidado. Ya no somos un proyecto que nació como una aventura empresarial, -que lo era-, con los mimbres para construir una buena cesta: se ha conseguido. Y la previsión que tenemos para 2019/20, es realmente buena: vamos a crecer en el entorno de los cincuenta locales, tanto este año como el próximo”.

Sí, desde Foodbox se comunicó un plan de 110 nuevas aperturas en los próximos dos años…

Sí, y a 28 de febrero, te puedo decir que, a día de hoy, el objetivo de aperturas del primer semestre de 2019 está cumplido. Es decir, llevamos delantera incluso a nuestros propios objetivos. Eso nos da la confianza en que lo vamos a conseguir. El mercado lo está permitiendo: se mueve, está ágil.

¿Va a seguir “estando ágil”? Porque no falta quien afirma que el consumo se puede ralentizar.

Creo que esas nociones de ralentización del consumo vienen de un 2018 que ha sido un año raro. ¿Por qué? Porque ha venido condicionado por una serie de elementos que, todos conjugados, han dado esa sensación. No es cuestión de crecimiento, porque las cifras que manejamos tanto en Foodbox como en el resto del sector están por encima del 6% en crecimiento orgánico, pero lo que sí ha estado muy tocado todo el año -nosotros incluidos- han sido los resultados a superficie constante.

¿Por qué?

Porque se ha formado una especie de tormenta perfecta. Por una parte, ha sido un año climatológicamente muy malo para la restauración en este país, de sol y terrazas; además, cierta incertidumbre socio política en el mercado que podría haber llevado a cierta pérdida de confianza en el consumidor. Un consumidor que, a su vez, está saliendo de un letargo de muchos años, pero que está haciendo que sus gastos vayan a otros mercados, a otros factores de compra y la restauración puede haber estado ahí algo tocada. Y a todo eso se le suma una competencia feroz. Todo eso es un cúmulo de circunstancias que puede haber llevado a ciertas dudas en cuanto a qué está pasando.

masqmenos foodbox
MasQMenos.

Y esto ¿es estructural o coyuntural?

Estoy convencido de que es coyuntural puro, porque 2019, por el contrario, ha arrancado con mucha más alegría y lo notamos en el consumidor, en el tráfico en nuestros locales. Tenemos diferentes marcas, presentes en diferentes sectores y el arranque del 19 está siendo positivo en todas ellas. No ha mantenido la tendencia ‘rara’ del 18.

Dentro de este año que ‘pinta bien’, ¿Cómo va a desarrollar Foodbox sus distintas marcas?

Nuestro plan es consolidar y estabilizar las cuatro principales marcas de referencia que mantenemos. Santagloria, en el segmento del coffee bakery está teniendo un desarrollo magnífico. El año pasado abrimos aproximadamente una quincena de locales y este año, a esta fecha, hay firmadas 17 aperturas y nos queda mucho año por recorrer… Y cuando la compramos era una marca afincada en Cataluña, y sacarla fuera de su hábitat normal nos ha llevado un periodo de adaptación.

Por otra parte, a Papizza le hemos hecho otro plan de renovación muy bueno. ¿Habéis visitado el centro comercial Plenilunio? El que tenemos allí tiene ya el nuevo modelo que queremos desarrollar para futuro, porque hemos dotado al concepto de una novedad que es importante, que llega de los mercados anglosajones, de EEUU fundamentalmente: la pizza customizada, al gusto, hecha en tan solo 3 minutos. Con una gran calidad y a la que incorporamos novedades como la base integral. Además, hemos hecho una reinterpretación del local, muy chula.

Con toda la inversión que eso conlleva…

No, no te creas, muchas veces la tecnología tiene que venir combinada con la imaginación y la creatividad; estoy muy satisfecho con lo que hemos hecho en Plenilunio. De Papizza hay nueve locales ya firmados con aperturas concretas para este año. Es una marca que hemos reinventado, reorganizado para que crezca con nosotros de manera intensiva.

¿Y MasQMenos?

MasQMenos ha sido un reto. Ni te cuento los cuatro años ‘divertidos’ que llevamos, pero te lo digo y te lo digo a boca llena: estamos muy, muy orgullosos de donde estamos en este momento, de lo que hemos conseguido, porque del portfolio que tenemos no hemos hecho una marca a nuestro gusto, sino que hemos comprado una marca en determinado momento o circunstancia y lo que hemos hecho ha sido virarla a donde nosotros creíamos que teníamos que hacerlo.

papizza
Papizza.

Lo que también conlleva una dificultad…

¡Ni te cuento! Pero es un trabajo bonito con una gran parte de creatividad. En MasQMenos, hemos renovado el concepto, como un concepto de bar ibérico/ español… con el área de chacinas y la oferta complementada por una nueva gama de raciones y tapas que hemos actualizado de lo que venía de MQM clásico a lo que entendemos que es la nueva tendencia del consumidor. Hemos renovado la carta, la imagen de local… y actualmente es una marca que está siendo muy bien recibida en aeropuertos, que está abriendo un ángulo muy bueno para incluso eso que llamamos internacionalización.

¿Es la marca más internacionalizable?

Sí, porque vende España: acabamos de abrir el aeropuerto de Tolousse, y es una bomba. Abrimos Versalles a final de año y tenemos próximas aperturas en Málaga y Alicante con nuestro partner en aeropuertos que es el grupo Areas.

¿Qué pasa con Volapié?

Te he dejado para el final la niña bonita. Es la que vive en este momento mayor pujanza, mayor conocimiento de marca e implementación. Está más extendida a nivel de mancha nacional… ya es difícil que alguien te diga que no conoce Volapie. Es una marca en la que hemos identificado un concepto de gastronomía andaluza perfectamente adaptable al resto del país, con un toque de gracia de salero andaluz, muy gaditano, que cala muy bien.

Que también podría ser internacional…

Podría ser. Aun así, si tuviéramos planes de internacionaliación serios, aunque te parezca más española Volapie, sería MasQMenos la más adecuada.

Porque al final no tiene sentido internacionalizar empresas especializadas en pizza, en hamburguesas…

No, nunca. Empresas que han salido al exterior, si nombrar marcas, intentando vender hamburguesas o pizzas fuera de España, no han cuajado ¿Cómo vas a competir con las grandes multinacionales de esos productos? Nosotros lo que somos capaces de vender y de exportar es experiencia española y ese concepto a veces tan manido que se llama tapa, que es el que funciona. Es el que nos distingue. El concepto étnico que España puede exportar y donde podría tener una consolidación y éxito, vendría por no intentar hacer cosas de las que no sabemos y hacer las que sí sabemos, y ¿Qué sabemos hacer? Una magnífica comida mediterránea y una experiencia de compartir en un espacio de restauración. En eso somos especialistas. En hacer restauración muy social, muy sociable, muy amable… eso es sin duda lo que tenemos que exportar.

taberna del volapie
Taberna del Volapié.

Se habla mucho de capital riesgo como si fuera nuevo y Foodbox lleva desde el principio con capital riesgo… ¿Qué puede contarnos al respecto?

Estamos evolucionando y la evolución es natural y viene por ahí. Las marcas y los conceptos de restauración tradicionalmente nacen de emprendedores, los emprendedores se convierten en empresarios… y si la marca va cruzando generaciones, acaba siendo una marca de origen llamamos familiar. Actualmente, en el mundo se ha llegado ya a un modelo en el que las marcas familiares, hoy por hoy se están quedando reducidas a casos muy, muy concretos. Si nos vamos a los mercados externos a España, toda esa restauración organizada/cadena, está en manos de, o grupos industriales mixtos capital riesgo / bolsa, o bolsa pura…

¿Y esto es lo que está pasando en España?

En España se está produciendo una evolución que puede que nos parezca raro, pero que yo considero de lo más natural, en el sentido de que las empresas españolas van a acabar también siendo de titularidad de industriales que van a tener en sus accionariados fondos de diferentes tipologías, y en algunos casos concretos van a cotizar incluso en bolsa española. Pero la cadena familiar no desaparecerá porque las marcas nacen de una idea y estas no nacen de compañías industriales, nacen de fundadores y empresarios que han tenido esa idea.