Implementar una carta digital podría aumentar el consumo hasta un 25%

Según datos de QuéCarta, startup especializada en el desarrollo de cartas digitales para hostelería y restauración, el 67% de los bares y restaurantes que han implementado este servicio en las últimas semanas han experimentado un aumento del consumo de hasta el 25% respecto al ticket medio habitual.

Reserva online. Foto: Unsplash
Foto: Unsplash

Javier Lorenzo, co Fundador de QuéCarta explica, “Uno de los factores que está estimulando el consumo a través de las cartas digitales es el impulso, y es que al poder realizar el pedido nada más sentarse en la mesa,  sin necesidad de la atención del camarero, aumenta ese impulso por pedir más y más rápido. Un ejemplo de esto es la bebida, cuando llegas a la mesa y te sientas y puedes pedir inmediatamente sin esperar a que acuda el camarero se adelanta la intención de consumo y por lo tanto la cantidad”.

Otro de los factores que ha estimulado este aumento del ticket medio es precisamente la agilidad en los tiempos de espera. Con el nuevo sistema de las cartas digitales, los clientes han visto reducido este tiempo y al poder realizar los pedidos directamente hace que aumenten algunos platos como los entrantes o la bebida.

Además del aumento del consumo, el 70% de los hosteleros que al principio eran reticentes a esta nueva tecnología han comenzado a cambiar de opinión por el ahorro de costes que supone para su negocio.

Carta online de Papa John’s. Imagen de archivo.

Aumento de la rotación

Además del aumento del consumo, los hosteleros se han percatado que la agilidad a la hora de realizar las comandas ha generado una aumento en la rotación de mesas. Este efecto viene a compensar la normativa de aforo limitado que sigue impuesto en la mayoría de las Comunidades Autónomas.

“Hoy los restaurantes y bares que han abierto, lo hacen con una limitación de aforo que para muchos negocios se hace insostenible con los gastos fijos que ya tienen. Sin embargo con la incorporación de las cartas digitales, los clientes pueden pedir su consumición directamente sin tener que esperar al camarero, la comanda se recibe y se sirve más rápido permitiendo ahorrar hasta un 60% del tiempo. Todo sin necesidad de esperar la atención del camarero”, explica el co Fundador de QueCarta.

Por perfil de cliente, los más jóvenes de entre 18 y hasta 40 años son los que más facilidad han tenido para adaptarse al nuevo sistema. De hecho desde la startup han detectado que cuanto más jóvenes más exigencia se tiene sobre este tipo de tecnología. Cada vez se demanda más servicio a través de estas cartas digitales como el pago directo, la reserva o hasta el servicio delivery. Todo evitando el contacto con el camarero.