Castellana DF

Acumula la experiencia en restauración de su promotor, Juan Ramos, empresario con más de veinte establecimientos a sus espaldas (desde una finca de capeas hasta una terraza en el paseo Rosales pasando por el mítico Casa Remigio), y la presenta bajo el sello de Beriestain, uno de los diseñadores industriales y de interiores más prolíficos de la escena española actual. Lámparas de tubos de órgano, mesas de madera antigua, sofás, alfombras de pieles de animal, cuadros en blanco y negro, libros de fotografía o velas convierten a Castellana DF en una joya en potencia, a un hogar animado, casa de gente bien a precios moderados. Ahora además, se ha inaugurado un nuevo espacio en el local, el Club DF, también de la mano de Beriestain, entre chimeneas con madera traída directamente de Escocia, librerías del S. XVII donde las bebidas premium ocupan el lugar de los libros y terciopelo verde acogedor, el cliente –el amigo- se sentirá en casa.