El catering crece aunque la mitad de sus empresas tiene problemas financieros

 

Catering para bodas preparado por Alfar2.
Catering para bodas.

La facturación media de las empresas de catering no ha dejado de crecer desde 2013 en nuestro país, aunque el crecimiento del sector no significa necesariamente una mejora de su salud financiera, según el servicio de análisis de Iberinform, filial de Crédito y Caución.

Los datos del último ejercicio muestran un importante ajuste de los márgenes comerciales, en un entorno cada vez más competitivo. De acuerdo con el análisis de Insight View, los riesgos de crédito de estas empresas son muy elevados: el 50% del tejido empresarial se encuentra en riesgo máximo o elevado de impago con un rating medio de morosidad del 3,5, en una escala del 0 al 10.

En gran medida, la explicación de este comportamiento está en el análisis agregado que permite esta herramienta, que arroja datos muy relevantes sobre su concentración. El 75% son microempresas y el 19% pequeñas. Un insignificante 4% ha alcanzado la dimensión de mediana empresa y menos del 2% adicional tiene el tamaño de gran empresa.

Durante la crisis, cada uno de estos segmentos ha tenido un comportamiento muy diverso. La facturación media de la gran empresa ha pasado de 19 millones de euros a 69, con unos resultados positivos a lo largo de todo el ciclo. En el resto de segmentos, la facturación media apenas ha crecido – 350.000 euros para la micro empresa, 1,4 millones para la pequeña y 5 millones para la mediana – con ciclos de resultados medios negativos entre 2011 y 2015 para las micro y las pequeñas y un mal 2016 para las medianas.

Posiblemente por las dudas en torno a la rentabilidad del sector, de acuerdo con los datos del estudio elaborado con Insight View, el número de empresas de reciente creación apenas es del 2%. Un 21% del tejido empresarial ha sido creado entre 2010 y 2014 y el 77% adicional tiene más de cinco años de antigüedad.

El 50% de las empresas del sector está en riesgo elevado (17%) o máximo (33%) de incumplir sus pagos. En su conjunto, el tejido muestra un rating de morosidad de 3,5 en una escala de 0 a 10. La provincia con mejor rating de morosidad es Soria, frente al peor comportamiento que se registra en Burgos.

El sector del catering muestra una importante concentración geográfica de la actividad sectorial en Madrid (22%) y Barcelona (15%).