Cénit, primer distintivo de seguridad alimentaria de Hostelería Madrid y AENOR

Cenit
Distintivo del sello de calidad Cenit.

Hostelería Madrid ha creado Cénit, el primer distintivo de calidad y seguridad alimentaria específico para restauración, desarrollado mano a mano con AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación), entidad dedicada al desarrollo de la normalización y la certificación en todos los sectores industriales y de servicios.

La base de Cénit es la implantación del sistema APPCC (con tres inspecciones como mínimo por parte de los técnicos de calidad de Hostelería Madrid) sobre la que, después, se suman las actuaciones de AENOR, que lleva a cabo tomas de muestras y análisis microbiológicos periódicos y, finalizado el proceso, realiza una auditoría final para valorar si se ha alcanzado el grado de excelencia que requiere Cénit.

Cénit llega en un momento en el que, por un lado, el sector demanda un mayor control para prevenir riesgos evitables mediante la implantación de medidas de higiene y, en paralelo, el propio consumidor, cada vez más consciente e informado, tiene un interés creciente en la calidad y la seguridad de los establecimientos que visita (y así lo plasma mediante sus comentarios en redes sociales, por ejemplo).

Los objetivos de Cénit son dar respuesta a esas necesidades de control y, además, funcionar como un reconocimiento a todos esos negocios de restauración que alcanzan la excelencia en materia de seguridad alimentaria, de forma que ostentar el distintivo sea un símbolo de prestigio por sí mismo y una garantía de confianza para el cliente final.

Los requisitos en materia de seguridad alimentaria que garantiza Cénit están en línea con los que ya se exigen en otros países de Europa –donde operan unos métodos de trabajo más sistematizados y unos protocolos más rigurosos, en general– y hacia los que, más antes que después, el sector de la restauración en España debe tender.

Uno de los hechos que, recientemente, ha reactivado el interés de los hosteleros por optimizar sus sistemas de autocontrol es que, desde el pasado año, se hacen públicos (bajo solicitud) de los datos relativos a las inspecciones sanitarias realizadas por la autoridad sanitaria a establecimientos destinados a la elaboración, venta y servicio de alimentos y/o bebidas, clasificando los mismos según el riesgo, resultado de la aplicación de la ley de Transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno. Uno de cada cuatro establecimientos madrileños recibió una calificación desfavorable de su estado higiénico-sanitario, cifra que ascendía a seis de cada diez en el distrito de Arganzuela.