El chef Javier Aranda abre Embolao su nuevo concepto callejero

El chef Javier Aranda en su nuevo local Embolao.
El chef Javier Aranda en su nuevo local Embolao.

El chef toledano Javier Aranda, que cuenta con una estrella Michelin en sus restaurantes madrileños Gaytán y La Cabra, ha abierto su nuevo local Embolao, un concepto muy urbano traído desde Hong Kong en el que tienen cabida platos de la gastronomía más callejera como las pizzas o los perritos calientes.

Ubicado en pleno barrio de Chueca, Embolao es un local perfecto para merendar o cenar algo rápido antes de salir de marcha. Un espacio, diseñado por el estudio de arquitectura Mecanismo, que invita a la diversión con colores llamativos como el rosa fucsia y con un “photoball” donde los clientes pueden hacerse fotos de lo más desenfadadas.

Todo el concepto gira alrededor de la bola, la masa, elaborada a modo de gofre con burbujas, está inspirada en los conocidos “waffles” de Hong Kong, pero sin descuidar ningún ingrediente. Javier Aranda ha sido muy meticuloso a la hora de elegir las materias primas: la harina la traen de una almazara de Cádiz donde escogen una pequeña producción de los trigos más tiernos y los huevos proceden de una granja de Madrid.

Embolao presenta un aspecto desenfadado acorde con el barrio de Chueca donde se encuentra emplazado.
Embolao presenta un aspecto desenfadado acorde con el barrio de Chueca donde se encuentra emplazado.

Este dulce, una mezcla entre gofre y tortita, tiene su origen en China donde se elaboraba en los años 80 en los mercados callejeros. Su gracia radica en la cantidad de combinaciones que pueden elaborarse. Se sirven en conos y se rellenan de diferentes helados que son elaborados por Javier en su restaurante La Cabra de manera artesanal.

Sus toppings destacan por el cuidado con el que se producen como, por ejemplo, sus crumbles caseros o sus marshmallows que elaboran con una base de merengue italiano. Los siropes tampoco dejan indiferente; el de fresa está endulzado con las propias pectinas de la fruta, su caramelo se hace a base de tofe y el chocolate es de la conocida marca francesa Valhrona.

En su versión salada, la pizza se elabora con la misma base pero con una pizca de sal y se sirve en una original forma sexagonal. Una receta única gracias a la salsa de tomate al sarmiento, creada por la madre del chef y que todavía elabora ella misma en su pueblo natal de Toledo.

Las pizzas también pueden ser personalizadas a través de más de 5 tipos de quesos como el queso crema aromatizado con aceite de humo o el mascarpone, y toppings como champiñones, tomates cherry y albahaca. entre otros.

También disponen de perritos calientes cuya masa está elaborada con un pan brioche de mantequilla extra seca que le aporta mayor sabor y se produce diariamente en los hornos del restaurante madrileño del chef. Entre las salchichas, todas tipo Bratwurst, se pueden elegir la clásica, con curry amarillo o perejil y pimienta negra. Entre los toppings, algunos más habituales como la cebolla crujiente elaborada con harina de maíz o los pepinillos y jalapeños hasta algunos más gourmets como el arroz inflado; cocido con limones, deshidratado y frito, o el airbag de cerdo; panceta cocida, deshidratada y frita. Las salsas también pueden sorprender con mostaza dulce casera, una mayonesa de limas, salsa hoisin con puré de fresa natural o la yakiniku típica de las barbacoas japonesas.

Uno de los perritos calientes de Embolao.
Uno de los perritos calientes de Embolao.