Compañía del Trópico, el gigante de las cafeterías ha llegado

Antonio Pérez, CEO de Compañía del Trópico.
Antonio Pérez, CEO de Compañía del Trópico.

La operación pilló a contrapié a los medios especializados al llevarse a cabo en pleno mes de agosto, una época para muchos de vacaciones y tradicionalmente de poco movimiento, en especial de esta magnitud. Pero el movimiento se producía: las marcas de cafeterías y restauración casual Panaria y Café & Té se fusionaban, bajo el paraguas de la empresa de capital riesgo HIG, dando lugar al mayor grupo organizado de su segmento.

Ana I. García

Al frente del mismo queda como consejero delegado Antonio Pérez, antes el máximo responsable de Panaria, que es el encargado de responder a las preguntas de Restauración News.

A lo mejor alguien especialmente observador habría podido verlo venir. Si se conoce la trayectoria de Pérez, el movimiento no resulta nada extraño, sino un paso lógico dentro de su estrategia empresarial definida al comienzo de la andadura de Panaria. Tal y como el propio Pérez pone de manifiesto, “cuando en 2010 doy el salto y pongo en marcha establecimientos propios, lo hacía teniendo claro que el objetivo era crecer, ser el líder del sector de las cafeterías en nuestro país. Desde entonces, todo lo que iba haciendo estaba encaminado hacia un crecimiento rápido, teniendo claro que un paso como el de este año sería el objetivo final”.

Pero, mientras se llegaba a ese objetivo, el crecimiento de lo que es actualmente el grupo empresarial Compañía del Trópico, y en aquellos primeros días, Panaria, alcanzaba un primer hito a través de la compra de Charlotte Café, “cuarenta tiendas franquiciadas que nos situaban por encima de los cien establecimientos. Eso podíamos ‘digerirlo’ internamente en Panaria. Era una empresa sin endeudamiento, con beneficios y una buena posición de tesorería, pero ya comprar una cadena de la importancia de Café & Té se planteó como una operación conjunta de la que tenía que ir de la mano de un socio financiero. A principios de año hicimos una selección para encontrar al mejor candidato a ser ese socio y, al final, nos seleccionamos mutuamente. Lo que compartimos HIG y yo es que los dos tenemos vocación de liderazgo en el sector y me dejan trabajar”. Una misma visión que da como resultado un grupo que a día de hoy cuenta con unos 250 locales.

03

 Continuidad y crecimiento

A raíz de la operación económica se planteaban varias dudas. ¿Qué iba a pasar con las marcas era la primera, a lo que Pérez deja claro que las  marcas Panaria, Café & Té, Café & Tapas y Charlotte seguirán existiendo “cada una con su vocación, su identidad, su objetivo e incluso su posicionamiento del mercado. Submarcas muy locales, como Kroxan, en Lérida; Floridablanca, en Pamplona; California en Marbella… se reconvertirán paulatinamente o en Café & Té o en Panaria”. Por otra parte, la gestión queda en manos de Pérez y HIG, aunque el consejero delegado matiza que “hemos invitado a Gustavo Ron a que esté en el consejo, por todo su background, toda su experiencia. Tenemos también a Javier Pérez de Leza, CEO en su momento de la cadena de supermercados Dinosol, que entra como consejero independiente”.

Así, el resultado actual es la consecuencia lógica de cuatro años dedicados a hacer “más grande” un proyecto. Un proceso que en cualquier caso sólo significa un punto y seguido para lo que ha de venir en el futuro, puesto que, dice Pérez, hoy “sigo pensando igual que en 2010. No es una cuestión de ‘hasta aquí he llegado y ya no sigo pedaleando’. Si paras de pedalear te caes de la bicicleta. Pero no tengo ninguna operación concreta, con nombres sobre la mesa”.

Pero sí hay algunas ideas en torno al futuro crecimiento de la compañía actual, o a por dónde irán los tiros, por ejemplo, el ejercicio que viene.

01“En 2015 tenemos que digerir bien esta compra y reformar muchas de nuestras tiendas. Se va a cambiar un poco la imagen en algunas, sobre todo en Café & Té. Además hay que pasar a todos los empleados por el programa de formación que tenemos y, en cuanto a crecimiento, esperamos seguir abriendo establecimientos propios en una tasa de uno o dos al mes, aparte de seguir creciendo en franquicia… Todavía no está perfilado del todo el plan de crecimiento del próximo año, pero es muy ambicioso: nos gustaría estar en el orden de 30 o 40 locales nuevos”.

Y dentro de este crecimiento, el objetivo son emplazamientos eminentemente nacionales. Es verdad que ya se poseen un par de establecimientos en Lisboa o que Café & Té llegó a tener presencia en Londres, aunque al final éstos locales tuvieran que ser cerrados pero “hemos aprendido mucho de esa experiencia y si se sale al extranjero hay que hacerlo muy bien, con operadores incluso locales. Pero creemos que todavía tenemos mucho campo para crecer en España, mucho. Sin ir más lejos, Francia o Alemania, tienen una hostelería organizada, de cadenas cuyo porcentaje gira en torno al 35%, mientras que en España éste está en un 22%. Hay recorrido para concentrar más la hostelería. Al formato de restaurantes, tanto de casual food como cafeterías y panadería, todavía le queda mucho por hacer en nuestro país. Por lo tanto, no nos obsesiona la idea de irnos al extranjero a montar locales”. En definitiva, añade Pérez, no existe un número límite o un techo dentro del mercado nacional, que pudiera parar en seco el crecimiento de Compañía del Trópico. “No veo una situación de límite sino, al contrario, nos esperan unos años muy interesantes, años de revitalización de todas las fórmulas de comercio, de hostelería y retail en general. Después de los años que hemos vivido, habrá un renacimiento de muchos sectores y las propuestas de esos sectores, de tienda y de retail”.

Franquicia

La gestión del día a día de las enseñas no va a sufrir grandes cambios. Tal y como explica Pérez, “las vamos a respetar como son y vamos a mejorar algunas condiciones de los franquiciados. El feedback que hemos recibido sobre la operación ha sido positivo. Al final lo que uno quiere es ser lo más grandes posible para darles mejores condiciones, aunque, de momento, lo que hemos conseguido con esta operación ha sido, más que crecer en franquicia, crecer en establecimiento propio. Porque Café & Té invertía los porcentajes de tienda propia y tienda franquiciada que teníamos en Panaria. Ahora estamos en un 50/50, un porcentaje que en la medida de lo posible se va a seguir manteniendo”. De este modo, cada decisión tomada por el nuevo grupo empresarial estará refrendada por sus propios establecimientos, de modo que el franquiciado compruebe que la empresa “también se juega los cuartos” con ellas.

04

Otro elemento por el que se apostará desde la naciente Compañía del Trópico será la formación, porque con una base de alrededor de 1.000 trabajadores en el grupo, ésta se convierte en una baza fundamental que “empieza quince días antes de la apertura de la tienda y luego se hace continua porque está vinculada a la evaluación de la persona que forma el equipo de cada establecimiento. Cuando vemos que una persona tiene deficiencias muy graves en su formación y en su operativa, tenemos que volver a reconducirla a la formación por la que había pasado en su momento”, dice Antonio Pérez.

El objetivo de estas políticas, situarse a la cabeza de la competencia que, en palabras del propio Pérez, está compuesta por “todo el mundo. Todos competimos por la cuota de estómago. Respeto tanto a las cadenas organizadas que son parecidas a Café & Té y Panaria, como al señor independiente que tiene en la esquina una cafetería y lo hace muy bien y te puede afectar muchísimo a tu venta. Yo prefiero hablar de competencia micro que de competencia macro. Todos tenemos un enfoque diferente y todos queremos alargar nuestros horarios de consumo, satisfacer a cualquier poder adquisitivo, que la experiencia de compra sea lo más agradable para que el cliente vuelva”.

Apoyo_ CAFE&TE GOYA“La mejor empresa de cafeterías que podía comprar”

Cuando Antonio Pérez habla de su recién adquirida Café & Té, se refiere a la firma como “La mejor empresa de cafeterías que podía comprar”. La razón es simple, explica, “Es la mejor empresa de cafeterías que podía comprar por su marca y visibilidad, por ser un concepto muy asentado: no sólo en Madrid y Barcelona, sino que tiene locales en emplazamientos tan complicados como Asturias, el País Vasco o Cantabria. Mientras que en la Comunidad Valenciana o en Canarias, Panaria es la marca número uno, Café & Té es un referente en el norte”.

Un referente que, con un altísimo porcentaje de establecimientos propios, había centrado su día a día en el crecimiento y algunos de sus locales se habían quedado un poco desactualizados por lo que el cambio de imagen se centrará sobre todo en esta marca, porque “todo el mundo agradece un local cómodo, cálido y con buena ambientación. Es una gran responsabilidad abrir tiendas, pero no hay que olvidarse de que hay que hacer una reposición  de mantenimiento y reformas cada año. Es como lo que sucede en los hoteles, abren y cada año van reformando un porcentaje de las habitaciones y cuando pasan diez años se encuentran con que el hotel está otra vez nuevo. Y no tienen que cerrarlo o invertir muchísimo, en la reforma de todo el edificio”.