Creciéndose ante las dificultades

José Mª Rubio, realizó ante las empresas que abarrotaban el Arteria Teatro “Campos Elíseos” de Bilbao, con motivo de la quinta edición de los Premios Nacionales de Hostelería, que resumen muy bien la situación de este sector, que viene capeando como puede una dura crisis económica, agravada además por factores tan negativos como la ley antitabaco o la reducción del consumo alimentario fuera del hogar debido a un menor poder adquisitivo.

Son cuarenta meses de menores ventas y el panorama que se vislumbra para 2012 no permite augurar que se invierta la tendencia, al menos en el primer semestre, ya que pese a la inminente publicación de las nuevas medidas de política económica, a corto plazo las cosas parece que van a seguir igual.

Pese a todo, los galardones entregados en el citado evento por directivos de la FEHR a empresarios, empresas e instituciones, que se han destacado por su aportación en ámbitos tales como la innovación, la responsabilidad medioambiental, la seguridad alimentaria o la promoción de la cultura, son una evidente muestra de que el sector no baja los brazos, sino todo lo contrario.

Porque, en el fondo, los cambios tenían que llegar tarde o temprano. Y han llegado, afortunadamente, cuando la hostelería está más unida que nunca, pese a su pluralidad de actividades, dimensión y especialización; más próxima a la sociedad, que le reconoce además de su capacidad para generar riqueza y empleo, una lucha titánica por mejorar el nivel de servicio y lo que es más importante, ocupando un puesto singular en el espectro de la economía española del que ya no se va salir nunca más.