“Creo espacios muy personales tratados con singularidad dentro de cualquier estilo”

Como ella misma afirma ‘cada encargo que realiza es diferente porque son espacios y locales que no se parecen entre sí y que se diseñan de distinta manera’.

El trabajo de esta diseñadora, que está avalado por los más de 25 años de experiencia que tiene, se adecua a las necesidades de los clientes implicándose en cada proyecto.

¿Cuál ha sido su trayectoria en el mundo del diseño?
Me gradué como interiorista hace 30 años y desde entonces he realizado casi todo tipo de proyectos, desde casas particulares a tiendas, oficinas, restaurantes, discotecas, etc. Como formadora he realizado cursos de escaparatismo, de merchandaising visual y de diseño de espacios efímeros e interiorismo.

¿Cuáles son las diferencias que hay entre decorar y diseñar un restaurante?
Cuando diseñas, partes de un espacio vacío al que se le va dando la forma, adecuando los usos y creando las diferentes zonas de las que se compone un restaurante como son la cocina, el almacén, los servicios, etc. Sin embargo, cuando se decora se busca la estética para darle un aire nuevo por medio de materiales, pintura, iluminación, detalles, etc. Es diferente porque son locales que ya están funcionando y que quieren un cambio para atraer a nuevos clientes.

En el diseño de un restaurante, ¿qué factores tienen que tenerse en cuenta?
En primer lugar la función que va a tener, el público al que va dirigido y el ambiente que se quiere crear. Después influirán factores como el espacio, la forma del local, el lugar en el que está ubicado, etc. Aunque el cliente sea el mismo, cada restaurante o local tiene su propia personalidad, excepto que sea una franquicia, en cuyo caso todos han de ser iguales o que se busque una imagen corporativa como marca.

¿Cómo podría definir su estilo a la hora de diseñar?
No me gusta encasillarme, soy muy ecléctica, me adapto completamente a las necesidades del cliente, pero si hay una característica en mi trabajo, es la de crear espacios muy personales tratados con singularidad dentro de cualquier estilo o tendencia.

¿Se diferencia mucho el diseño de un restaurante con respecto a otro?
Sí, es muy diferente un restaurante que vaya dirigido a gente joven o de mediana edad. Que sea para un tipo de comida rápida o más sosegada. También lo determina el poder adquisitivo. El tipo de cocina que se realiza, por ejemplo si es de autor o de mercado. Todos estos factores influyen en el diseño y en la ambientación del local, en su distribución, en la iluminación, en los colores, etc.

¿En qué se diferencia el diseño de un restaurante con respecto a otro tipo de proyectos?
Con respecto a otro tipo de proyectos, un restaurante a nivel de diseño tiene unas características diferentes que condicionan el proyecto. Lo primero a la hora de proyectar tienes que tener en cuenta las normativas vigentes, esto afecta no sólo a las distribuciones, sino a los materiales que se deben de utilizar. Otra cosa muy importante que se debe de tener en cuenta, es que tiene que ser muy funcional y que facilite el trabajo del personal. A nivel estético, está muy condicionado por su uso intensivo, hay que utilizar materiales no sólo que cumplan con las normativas sino también que sean resistentes, fáciles de limpiar y de mantener.

¿Tiene más proyectos para realizar en el futuro en el sector de la hostelería?
Tengo algunas propuestas pero que todavía no se han materializado. Se trata de varios proyectos en Madrid y en la ciudad brasileña de Natal.

¿Ha diseñado otros restaurantes aparte de El Plató? ¿De qué tipo?
Me encargué de la decoración de un restaurante dedicado a bodas y banquetes en la localidad barcelonesa de Granollers y de un restaurante de tipo rústico situado en el municipio catalán de Sant Celoni.