Cruz Blanca Vallecas, Premio Alimentos de España 2016

20171005_AntonioCosmen_PremioAlimentosEspanaEl restaurante Cruz Blanca Vallecas ha recibido el Premio Alimentos de España 2016 por su apuesta en la utilización de productos tradicionales y de calidad en la elaboración de sus guisos. La ministra de Agricultura Isabel García Tejerina entregó el premio a Antonio Cosmen en un acto celebrado en el salón del lucernario en la sede central del Ministerio de Agricultura en Madrid.

La cocina tradicional tiene premio y el ministerio de Agricultura lo ha querido reconocer en la figura de Antonio Cosmen, propietario del Restaurante Cruz Blanca Vallecas. Durante la entrega de galardones, el Ministerio valoró de Cruz Blanca Vallecas “la recuperación de la maestría en la cocina tradicional española, utilizando materias primas de primera calidad y consiguiendo que estos platos vuelvan a gozar de prestigio entre las nuevas generaciones de jóvenes”. Igualmente, destacó “la promoción de nuestro prestigio y patrimonio gastronómico, impartiendo también clases a profesionales extranjeros y participando en numerosos eventos solidarios”.

Cosmen, que abrió su restaurante en Vallecas en 2005, añade este premio a una larga lista de reconocimientos entre los que se encuentran el Premio Nacional de Hostelería en su categoría Internacional, premio al Mejor Cocido Madrileño de España, y premio a la Mejor Fabada Asturiana de Madrid, entre otros.

Tras recibir el galardón el cocinero expresó su agradecimiento: “para mí es un honor recibir un premio en el Ministerio de Agricultura; yo vengo de un pueblo donde siendo niño era muy importante la labranza, por lo que para mí es algo grande”.

Según Cosmen, el premio del Ministerio tiene su justificación en que “nosotros buscamos siempre la calidad en los productos que servimos, nos da igual donde estén. En nuestro caso traemos muchos productos de Asturias como las fabes, las verdinas, el chorizo, las morcillas, el tocino, la carne de Leitariegos de la ganadería Calvín que tiene denominación de origen. También los calamares de Avilés, calamar salvaje del Atlántico que se puede consumir en muy pocos sitios en Madrid y que limpiamos y cortamos nosotros mismos en Cruz Blanca Vallecas, y que elaboramos con un frito y un rebozado perfecto para que el calamar no pierda su sabor”.