Cuando el reclamo es el precio

La promoción, de acuerdo con los responsables de marketing, se ha dado a conocer a través de algunos periódicos gratuitos, publicidad en el punto de venta y “sobre todo el boca-oído”. Aparte, a nivel general, sus acciones de comunicación de cara al público se basan en el buzoneo de catálogos con ofertas de charcutería y culinarias, algo de prensa y radio. Y, como novedad, el lanzamiento en breve de una tarjeta de fidelización para los clientes finales, además de disponer ya de una para empresas.

El Museo del Jamón se dirige “a todo aquel que quiera degustar la comida típicamente española, jamones, embutidos, platos castizos, menús diarios,…”, aseguran los portavoces de la empresa. Además de servicio de restauración, los locales disponen de una sección de charcutería y panadería donde se puede comprar productos para llevar.

Aunque la estrategia no es la misma que con las cervezas, desde el grupo afirman que “intentamos que todos nuestros productos de charcutería, panadería tengan buenos precios”. Los clientes se pueden informar a través de la página web, donde pronto se podrán realizar las reservas de mesa.

De lunes a domingo el Museo de Jamón ofrece menú, además de menús para grupos con reserva anticipada, especialidades de la casa, raciones frías y calientes, platos combinados y un largo etcétera. Su historia se remonta a más de veinticinco años atrás y en la actualidad cuenta con más de seis establecimientos, todos ellos en la Comunidad de Madrid.(www.museodeljamon.es) l