“Cuestiono a las empresas que nos asesoran sobre productos de limpieza que tenemos que usar”

Patricia Manzanares, responsable de calidad y medio ambiente de Sodexo, expuso sus sospechas “de que los principios activos de productos de limpieza se estén haciendo bacteriológicamente resistentes”. Por eso, opina que “no todo vale. No sirve con utilizar productos de amplio espectro para algo muy específico”. Según Manzanares, hay que definir muy bien la actividad e identificar los riesgos: “No tengo un quirófano, tengo una cocina”, y continúo haciendo hincapié en la responsabilidad de todos los agentes implicados en higiene y seguridad alimentaria en este asunto, incluidos los proveedores: “Cuestiono a las empresas que nos asesoran sobre los productos de limpieza que tenemos que usar”. Abogó asimismo por utilizar algunos mecanismos de desinfección alternativos como la nisina, el ozono o aditivos naturales, que ya están implantados en la industria alimentaria, y no así en la restauración colectiva. Destacó además que las empresas deben concebir el tema de la higiene y la seguridad, no sólo como una obligación legislativa, sino como un valor añadido y apostó por una gestión integral de la misma.

Tras su intervención, José Juan Santos, gerente de Innova Concept, habló de la línea fría: “No es una moda. Es una tendencia obligada porque está relacionada con la competitividad, la rentabilidad y la higiene”, aseveró. La principal dificultad que se presenta para la implantación de la línea fría es de carácter cultural, aunque es un proceso también complejo tecnológicamente, en el que “un proceso o diseño mal planteado generará disfunciones importantes”. Posteriormente enumeró los beneficios de este sistema, que van desde la reducción de mermas (-15% – 25%) en la materia prima, hasta la optimización del personal y la eficiencia energética. Anunció, asímismo la creación de un título propio de especialista en línea fría en la Universidad de Salamanca. J