Cuidar al personal

Hay momentos en los que el personal entra en la rutina y no se puede parar. Ahí es cuando antes de que esto suceda, es bueno concienciarles.

Trabajar en equipo es fundamental y es necesario para que la empresa sea funcional y prospere. La empresa es una gran familia, es un equipo, es… una máquina que no debe fallar.

Mantener al personal motivado con su trabajo, conlleva estar cerca de el aunque no sea físicamente, haciéndole ver que, lo que hacen es importante para ellos y para el resto de esa gran familia llamada empresa, de la cual todos participan, se benefician y contribuyen al éxito.
¿A quién no le ha ocurrido cosas como llegar a un establecimiento como clientes y sentir que molesta por el mero hecho de entrar en él?
Surge a veces, que el no tener trabajo en el establecimiento, o que nos parece que no tenemos nada que hacer, hace que el personal se venga abajo y entre en un shock de desidia, que se refleja en la actitud de los empleados.

Ese empleado que hacía mil cosas y que de pronto, ha ido haciendo menos y, cree que es todo lo que tiene que hacer, solo por tener menos clientes o menos público. Cuando le piden algo fuera de lugar o costumbre, se altera o pone mala cara. Lo mejor es decir, aquí estoy yo, pero con buenas maneras, demostrando que sabe hacerlo y que le gusta lo que está haciendo. Es cuando el cliente se siente agradecido y hasta se lleva la sonrisa de este, que también la necesita, ese es el buen profesional, que no tenía que haber llegado a la rutina en ningún momento, pero nadie se lo dijo…
“El Cliente quiere que le quieran y, a nosotros también, y eso se consigue, queriendo hacer las cosas bien y dando un buen servicio”.

La clave para que esto se consiga, es aprovechar las virtudes de cada uno y ponerle o indicarle las directrices del lugar y/o trabajo que le corresponde. Ellos se sentirán más felices y sacarán más rendimiento de sus cualidades.l