Diana Casado, especialistas en tés premium

Un paso adelante que llega en un momento en el que el mercado atraviesa obvias dificultades, tanto más cuando hablamos de un producto premium, pero que a la vez ofrece múltiples posibilidades ya que el té, aún bastante desconocido entre el usuario español, es un producto cuyo consumo se incrementa día a día. Un incremento que ha significado que en la actualidad entre un 35 y u 40% de las ventas de la marca provenga del canal hostelero. Aparte de comercializar sus propias mezclas, desde Diana Casado se suministra menaje y diversos tipos de envases.

Así, dentro del segmento de la hostelería, la firma da servicio a múltiples clientes, aunque la mayor parte de ellos son operadores independientes, ya que como exponen desde la compañía, en la actualidad casi no existe oferta de cadenas especializadas en un producto como el té. Sin embargo, manifiestan desde Diana Casado, “en el sur de España, las teterías tienen bastante arraigo, pero no sucede así en todas partes. Normalmente, el té sigue siendo un segundón frente al café en la mayoría de los establecimientos de hostelería”.

Novedades
Uno de los principales pilares en los que se apoya la empresa es en su capacidad de innovación en cuanto a nuevos productos. Año tras año, todas las novedades que surgen en el mercado nutren su catálogo, yendo más allá de la infusión: licores de té, tes instantáneos, flores de té blanco, azúcares aromatizados y nuevos diseños de vajilla que se adaptan a las nuevas modas y tendencias, son algunos de los otros productos que se ponen a disposición del usuario.

En las instalaciones de la marca se cuenta con maquinaria de envasado y procesado donde se elaboran sus propias y exclusivas fórmulas de tés e infusiones, así como cualquier formato de embolsado o retractilado. Además, la firma cuenta con una red de distribución nacional para llegar hasta todos sus clientes con la mayor eficacia posible y oficinas y almacén en Madrid, Andalucía y Canarias.

En líneas generales, el formato que ofrece Diana Casado al hostelero puede, o bien ser a granel, o envases de pirámides de té. En esta segunda opción, el producto se infusiona de forma similar a los de aquellas marcas que ofertan infusiones clásicas, con la ventaja de que el producto, al estar compuesto por hoja de té, acompañada en muchos casos por otro tipo de plantas o trozos de fruta (en lugar de picado), libera mucho mejor la esencia. Además, al ser transparente, el usuario puede ver el interior, así como contemplar la efectividad del proceso de rehidratación: el contenido pasa a abultar el doble de lo que era. Algo impensable en el otro caso.

Dentro del clásico formato a granel, el cliente también puede apreciar la calidad de las hojas, amén de ser la forma originaria de tomar el té, aunque su servicio exija algo más de tiempo, ofertando, además una diferencia marcada por la calidad. JAna I. García